Política

Escenarios

diciembre 05, 2017

◗ El misógino del palacio ◗ Despedidas, 20 fiscales ◗ El peor de los tiempos

Uno. El misógino de palacio

Veinte fiscales, todas mujeres, fueron despedidas de un trancazo por el fiscal de las paellas, Jorge Winckler... Desde luego, nada pasará, pues en 12 meses se ha ganado la merecida fama de que es el fiscal del resentimiento, el odio y la venganza y si continúa encarcelando a duartistas pillos y ladrones, entonces, cumplirá la más alta misión de su vida apostólica como "El Señor Justicia", que así les llamaban en la antigua Grecia.

De entrada, se convoca la ley pedagógica de que si en un salón de clases el maestro reprueba a la mitad de estudiantes, entonces, el profe está mal, quizá hasta del tinaco mental... En el caso, son muchas, demasiadas, las fiscales despedidas, según el boletín que por "una reingeniería administrativa".

Y de ñapa, el cese tiene rara y extraña circunstancia, pues sucede luego del asesinato de la fiscal de Pánuco, Yendi Guadalupe Torres Castellanos, a quien luego luego el oficioso diputado loco, Rodrigo García Escalante (su hermano, un Porky, y su padre, el cacique huasteco del norte de Veracruz) dijo que la fiscal ejecutada tenía, más que malas amistades, familiares dudosos... Peor tantito, no obstante que ella trabajó con el cacique Ricardo García Guzmán como asesora jurídica e inspectora de Alcoholes, después, la vida, caprichosa y canija, separó a las partes y cada quien siguió su camino... Ella, dijo el hijito diputado elegido por dedazo, el camino del mal.

Entonces, los fiscales levantaron las manos y denunciaron una serie de irregularidades con Winckler como titular de nueve años y días después, la única respuesta fue el cese... Así se imparte la justicia en Veracruz... Así se ejerce el poder azul... Y como son 20 las fiscales vejadas y humilladas, cualquier teórico de la justicia diría que Winckler es un misógino que se pone el delantal para hacer paellas y publicita la foto en las redes sociales, atrás de su inmensa y absoluta frivolidad.

Luego de Luis Ángel Bravo Contreras, un metrosexual vanidoso cien por ciento, creíamos que todo estaba superado.

Dos. El peor de los tiempos

Las 20 fiscales despedidas se encargaban de dar seguimientos a los delitos sexuales y contra la familia... La Fiscalía General les pidió su renuncia "de manera voluntaria", y lo que, claro, nadie cree... Por el contrario, el hecho expresa el más elevado autoritarismo... Por eso, y con justa razón, ellas han anunciado un frente para proceder de manera legal...

Más aún:.. El despido se da en un Veracruz donde el asesinato de mujeres ha brincado al espectro nacional y ubica a Veracruz en los primeros lugares... Feminicidios, además, donde la Secretaría de Seguridad Pública se ha anticipado a los crímenes diciendo que son movidos por la violencia intrafamiliar... Además, en una entidad federativa donde decenas, cientos de madres de familia siguen buscando a sus hijas desaparecidas...

Y de ñapa, cuando ante el desempleo, el subempleo y los salarios de hambre, Veracruz se ha acreditado como la entidad federativa número uno, campeona de campeonas en la producción y exportación de trabajadoras sexuales.

Y en donde miles de mujeres son trabajadoras domésticas, sin usufructuar las prestaciones sociales, económicas y médicas establecidas en la Ley Federal del Trabajo.

Y en donde 60 por ciento de los hogares son mantenidos por las mujeres, muchas de ellas madres solteras, lo que manifiesta la desintegración familiar.

Y en donde seis de cada 10 habitantes son mujeres, y la mayoría, menores de 30 años.

Y en donde Veracruz está descuartizado por los altos índices de violencia y de corrupción policiaca.

Y en donde la población está hastiada del asesinato de niños, feminicidios y desapariciones irrefrenables, pues según los teóricos, a mayor impunidad... más crecen los malandros al castigo.

Tal cual, resulta inverosímil que cuando han transcurrido 12 meses de la yunicidad, y en nombre de una mendiga y desgraciada reingeniería administrativa, el fiscal despida a 20 mujeres.

¡Vaya misoginia en el responsable de impartir justicia!

Lo peor: insólito, inverosímil, que el gobernador Yunes... lo sostenga.

Mucha falta le hará para cumplir su sueño.

La tormenta social arrecia y la yunicidad roza el cielo con la yema de los dedos con el proyecto político familiar.

Así, claro, está escrito en La Biblia. El poder para los hijos.

Tres. Ofensiva contra las mujeres

El encargo de la nómina en la Fiscalía llamó a las fiscales y pidió la renuncia.

A todas.

"Nos dijeron que no tienen el recurso o el sustento económico para pagar la nómina y que por tal motivo se terminaban nuestros contratos.

Han violentado los derechos humanos de nosotras como mujeres; no podemos quedarnos de brazos cruzados y que nos humillen", dijo una de ellas (Diario de Xalapa, 2 de diciembre, a 22 días de la Navidad).

Peor tantito:

Las fiscalías solicitaron el legítimo derecho de audiencia con el fiscal, quien en su momento aprobara la designación de ellas, y ni modo, en su oficina dijeron que estaba ausente pues andaba de compras de la materia prima para guisar paella para los amigos.

Unas fiscales tenían, oh paradoja, de 15 a 19 años de antigüedad, y apenas, apenitas llegó el fiscal azul, la guillotina a la primera sublevación.

El pecado, entonces, en ningún momento fue la insuficiencia presupuestal, sino la rebelión.

La ley mordaza... a cambio de la lealtad perruna.

"Simplemente me dijeron que estaba despedida y que tenía que firmar mi contrato. Tenía tres años ganando un salario administrativo aun cuando ya era fiscal y me despidieron con lo mínimo", dijo una fiscal

En contraparte, a otras, las reubicaron, digamos, de un extremo a otro de Veracruz, con todo y que son madres de familia y pendientes han de estar de los hijos.

Se trata de una gigantesca ofensiva en contra de las mujeres única y exclusivamente por el delito, primero, de haberse sublevado, y segundo, de ser mujeres en un país, en un Veracruz, donde la mayoría han sido seres humanos aguantadores.

Ellos, los jefes máximos, y ellas, las fiscales encargadas de garantizar la dignidad de las familias y de cada una de las mujeres de Veracruz.

"Hay compañeras que no tienen ahorita para pagar una renta afuera", dijo la fiscal cuarto Nora Lilia Castillo Alonso.

Además del despido, la humillación y la vejación.

De ese tamaño es la misoginia del fiscal.