Política

El viacrucis de conseguir un coche en Estados Unidos

noviembre 29, 2017

El tener un vehículo en Estados Unidos es una necesidad básica. No es tan sólo tener dinero; también es tener los contactos para poder documentarlo. De acuerdo al estado en el que se viva es el tipo de requisitos que se necesitan.

En New Jersey, con excepción de la ciudad de Delaware, se requiere tener identificación y licencia de manejo oficial, seguro social (social security). Al ser indocumentado no es posible tener esto, por lo que se tiene que ir a otro estado a emplacar el coche.

Delaware NJ, Philadelphia, Pensilvannia, y Virgina, Masachussets, son los lugares a donde más acude nuestra gente para poder obtener unas placas, ya que aceptan la licencia mexicana, la matrícula o el pasaporte.

El señor Juan Carlos, originario del estado de Chiapas, nos dice: "Cuando uno tiene dinero va y compra un carro porque mucha gente cambia de coche anualmente o cada tres años. Entonces, uno va con el efectivo y hace la compra. Para traerlo a su casa uno tiene que usar tablillas de otro carro para poderlo trasladar, porque sin placas se lo quita a uno el policía".

Después se necesita tener un recibo de agua, luz, gas (dependiendo en cual de los lugares mencionados vayan a ser las placas), conseguir ese "bill", como él le llama, le costó 50 dls.

"Tuve que ir al estado de Virginia y decir que vivo allá (lo cual fue una mentira, porque yo vivo en el estado de New Jersey) para poderlo sacar, porque en este estado donde estamos no da una placas si uno no tiene licencia y un seguro bueno.

"Las placas me costaron 150 dls más la aseguranza; pagué 365 dls por sseis meses. Mi licencia la traje de México. Y si uno a veces no la trae y aquí consigue lo que nosotros llamamos una licencia falsa, cuesta aproximadamente 125dls."

Por otra parte, Pamela, también mexicana, nos cuenta que al tener todos los "papeles", se tiene que conseguir el "rayte", alguien que lleve al interesado. Por lo regular se cobra desde 200 dls., "más gasolina, el chofer tiene que comer, tienes que darle desayuno, dependiendo de la hora que vengas, almuerzo también. No lo vas a llevar aguantar hambre porque esa persona va a ir por ti, tú vas hacer tus vueltas allá y tienes que abrir un buzón a tu nombre par que te llegue toda la papelería".

Tránsito es muy estricto en este país, por lo que es una obligación aprender la señalética y sus respectivas reglas.

Juan Carlos mencionó: "La necesidad hace que uno aprenda, porque el carro aquí no es un lujo, es útil para ir a trabajar, para ir a lavar, para ir hacer la compra. Entonces si uno no tiene un carro es una persona prácticamente, se puede decir, muerta, porque no tiene cómo movilizarse de un lugar a otro.

"Hay ocasiones en que ciudadanos emplacan coches (mayormente son los puertorriqueños). Sin embargo, es un riesgo total, en ambas partes. Primero porque en más de una ocasión se han aprovechado de la necesidad de la gente y terminan quitándoles el carro. Y la segunda porque si la persona llega a tener un accidente llaman al dueño del vehículo y son ellos quienes van a la corte, manchan su expediente, lo que aquí llaman record. Pueden perder la licencia de manejo, además de pagar los daños correspondientes. Ha habido casos en que se dan a la fuga, claro si la persona que le hicieron favor de emplacar el coche es honrado, paga todo sin mayor problema".

Pamela vivió esta situación de cerca con una hija de su esposo: "Ella compró su carro y por no andar con placas de otro estado (ella vive en New Jersey), se lo dio a una boricua para que se lo emplacara con nombre de ella. Y cuando ya el coche estaba emplacado se lo quitó. Le dijo a la policía que ella se lo había robado.

"La hija de mi esposo había pagado más de 8 mil dls. Era una Expedition. Le había puesto tantas cosas y ella creía que vendiéndola le daban como 15 mil dls., porque ya estaba bien equipada. Cuando la mujer la vio bien bonita se la quitó y ella no pudo reclamar nada porque el carro estaba a nombre de la puertorriqueña. Eso hace mucha gente, incluso hasta tu propia familia puede hacer eso. Tú tienes tu coche emplacado a nombre de otra persona entonces no es tuyo; si la persona es consciente tú eres la dueña del carro. Pero así prácticamente no eres dueña porque el título sale a nombre de otra persona".

Estas prácticas son difíciles de ver, por todo lo que implica. El coche es una necesidad; la mayor parte de las personas que no tienen documentos manejan sin licencia. Una frase recurrente que dicen nuestros paisanos mirando al cielo es: tengo la licencia de Dios.

Los autobuses urbanos que hay en esta ciudad son dos uno que va a la parte norte, Filadelfia, y el otro al sur, que es Atlantic City. Tardan en pasar dos horas. La persona tiene que estar 15 minutos antes de la hora estipulada, puede llegar antes, después o ser puntual.

Por ello, tener un coche es primordial para seguir sobreviviendo. Y para obtenerlo se tiene que pasar por muchas peripecias. Como hemos visto, no tan sólo es tener dinero; es conocer personas que consigan esos documentos.