Política

Se le niega a contralor conocer quiénes han devuelto dinero o bienes a Sefiplan

noviembre 29, 2017

A pesar de que aseguró se está combatiendo la corrupción y se labora con transparencia en el actual gobierno yunista, el contralor general del Estado, Ramón Figuerola Piñera, admitió que ni siquiera él sabe cuáles ex funcionarios duartistas han devuelto dinero a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Al comparecer ante el Congreso local, informó que han sido presentadas 150 denuncias penales ante la Fiscalía General del Estado (FGE), por un presunto desvío de recursos de 48 mil millones de pesos, aunque admitió que hasta la fecha la Contraloría no ha podido ni siquiera aplicar una amonestación a los responsables, pues todos han impugnado las sanciones.

Dijo desconocer el avance de las investigaciones y admitió no tener interés, pues eso ya le compete tanto a la FGE como a la Procuraduría General de la República (PGR), y reconoció que esto podría dar la sensación de que continúa la corrupción, además que en ningún momento insinuó por error alguna responsabilidad o complicidad del ex contralor Ricardo García Guzmán, actual aliado del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Durante su comparecencia, el funcionario estatal se mostró titubeante y desconocedor del tema en todo momento, quien constantemente pedía tiempo para buscar la información que le pasaban sus asistentes en tarjetas.

Al abordar el tema de las denuncias, precisó que adicionalmente a las 150 que ha presentado la Contraloría General del Estado (CGE) por un monto de 48 mil millones de pesos, también la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha presentado 65 denuncias por montos desviados desde 2006 a 2016 por 22 mil 548 millones de pesos y las 29 del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) por un total de 24 mil 378 millones de pesos.

Administrativamente, dijo, se han abierto 625 investigaciones que han derivado en 499 procedimientos administrativos en los cuales están implicados 315 servidores públicos, como presuntos responsables.

Explicó que un procedimiento administrativo inicia con la identificación de la presunta conducta irregular del servidor público, derivado ya sea de auditorías o de quejas y denuncias, llevándose a cabo una investigación después de la cual tras advertirse nuevamente la responsabilidad se turna al área correspondiente para la sustanciación del procedimiento en el que se escuchará al servidor público para recibir sus pruebas y se resolverá.

De este trabajo que realiza la Contraloría General del Estado para sancionar a los servidores involucrados en el desvío de recursos durante el duartismo, señaló que se han emitido 145 resoluciones para castigar a los responsables, pero ninguna está en firme, pues todas han sido impugnadas.

Opacidad en recuperación

Tal como lo han hecho otros funcionarios de despacho, también el contralor, Ramón Figuerola Piñera, contradijo o no respaldó las declaraciones hechas por el gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, en el sentido de la recuperación de bienes a los duartistas.

Comentó que a pesar de ser el contralor, la Sefiplan no le ha informado cuáles duartistas o empresarios han devuelto dinero a través de cheques, y señaló que ni siquiera a él le han querido dar esa información.

También indicó que aún no se realizan los avalúos a los bienes recuperados y que los 500 millones de pesos que el gobernador les asignó se trata sólo de un estimado.

Muchos corruptos, ni un solo nombre

Aunque prácticamente todos los titulares de las dependencias han acusado a la corrupción cometida durante el pasado, como la responsable de los diversos problemas que atraviesa Veracruz, y que el contralor Ramón Figuerola Piñera no se atrevió a mencionar a un solo responsable.

Declaró que la Contraloría General durante los gobiernos fidelista y duartista no cumplió con solventar las observaciones que les iba realizando tanto la ASF como el Orfis, pero no quiso nombrar a ningún responsable.

De manera particular, decidió encubrir al ex contralor Ricardo García Guzmán, pero reconoció que los contralores internos de cada dependencia que fueron nombrados por su antecesor fueron cómplices del saqueo, ya sea por corrupción, incapacidad u omisión.