Política

Terminó la liturgia: Meade, candidato de Peña

noviembre 28, 2017

En un abrir y cerrar de ojos terminó la liturgia que anunció Peña Nieto para quitar la capucha de quien será el candidato del Partido Revolucionario Institucional al cargo de presidente de la República y, al no tener el mínimo contrapeso y freno alguno, de manera autoritaria y despótica reforma los estatutos para que quien nunca ha militado en ese partido sea el que lo abandere en la contienda electoral: Jose Meade

Días antes, el secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray, en forma desmedida, se había prodigado en elogios del hasta ayer secretario de Hacienda, de manera tal que no había duda de que por ahí se inclinaba la balanza; sin embargo, el presidente real del partido en el gobierno salió al quite por aquello de "que no es con elogios o aplausos como se toman la decisiones". Obviamente, se necesita alguien que cuide los intereses de los grupos hegemónicos en país.

La historia del hoy presunto candidato príista se comienza a destacar con Zedillo, causante directo del apoyo que se dio para el rescate de los bancos. Y es precisamente donde se genera el fondo de apoyo para rescatar a los bancos, cuya deuda es excesiva y pasarán muchos años para que la nación se libre, pues es tan monumental esa deuda que contribuye mucho al bajo crecimiento del país y al incremento de la pobreza y la miseria.

Se puede presumir que el PRI tiene al candidato ideal, pues lo mismo sirvió a los panistas presidentes Vicente Fox Quesada y a Felipe Calderón en áreas estratégicas para el país, como es la cuestión financiera, y con Peña Nieto en Sedesol, Relaciones Exteriores y Hacienda, sin que se conozca su formación política partidaria, lo que garantiza que el partido que hoy lo postula comenzará a vivir la última de su historia.

Se acabó aquello de la militancia y formación en el partido para poder aspirar a un cargo de elección, porque las cosas ha cambiado de tal manera que, salvo la rebelión de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y muchos más contra Miguel de la Madrid Hurtado por designar a Salinas de Gortari –fraude electoral histórico–, ahora nadie tiene la mínima autoridad moral o estatura política para dar la cara, pues se han corrompido o los han corrompido tanto que se llega a esta barbaridad.

El nacionalismo revolucionario y su militancia quedó sepultado en ese organismo político que nació como resultado de una lucha revolucionaria y social. Sin embargo, la prostitución llegó a tal extremo que se ha convertido en un cascarón vacío, ayuno de todo y nadie alzará la voz para hacerse presente, porque ya nada tiene sentido, cuando no sea esperar las migajas del poder y el enriquecimiento, olvidándose de los reclamos sociales y militarizar al país de manera que los crímenes queden impunes y todo sea conflicto entre delincuentes, o encontrarse en el lugar no adecuado, sin llegar a la verdad de los acontecimientos.

Ahora, habemus candidato y a esperar las consecuencias, ante el desprestigio bien ganado de los tribunales electorales y con un fiscal destituido porque se atrevió a investigar a quien se afirma contribuyó con recursos de la empresa Odebrecht –que corrompió a varios gobiernos de Latinoamérica para obtener obra pública– para la campaña electoral de Peña Nieto, de ahí que veremos a quien se designa y por sus frutos lo conoceremos pronto.

Después de esta decisión eminentemente autoritaria y despótica de Peña Nieto, la militancia príista se quedará muda y comenzarán los arreglos en la cúpula para las gubernaturas, senadurías y diputaciones federales y locales con lo que se redondea la liturgia-

limacobos@hotmail.com/ Twitter:@limacobos1