Política

Las remesas salvan de la miseria a población serrana de Orizaba

noviembre 24, 2017

Orizaba, Ver.- Las remesas se consolidan como una de las fuentes de mayores ingresos económicos para las familias de las zonas indígenas y rurales del estado y del país. Se calcula que al menos seis de cada 10 de ellas reciben ingresos que provienen de diversas ciudades de los Estados Unidos, en donde radican, "desde hace varios años" algunos de sus familiares. Elías Martínez Gómez, secretario general adjunto del Comité Regional Campesino de Orizaba reconoce que esos ingresos "en la mayoría de los casos, salvan de la pobreza extrema a quienes los reciben".

El problema económico, por ejemplo, entre la mayoría de las familias de la zona del Pico de Orizaba, reconoce, es grave "y las remesas en todos los casos representan el ingreso económico mayor de las familias".

La falta de empleo es una de las principales carencias que se tienen en los municipios de la sierra del Pico de Orizaba "lo que hace falta es la generación de empleos, permanentes, es uno de los rezagos que tienen no tan sólo las actuales autoridades municipales, sino en general, las más recientes. A pesar de las oportunidades que se tienen en materia de terrenos, no hay una promoción que permita atraer inversiones con las que se generen nuevas fuentes de ingresos económicos".

"Hay que buscar fuentes de trabajo para la gente, sino se hace provocamos que haya un incremento en la migración ya sea a los Estados Unidos o bien a distintos puntos del país. La gente se está yendo porque no hay dinero en la zona. No hay empleos seguros y fijos. Eso provoca que los jóvenes en especial se vayan, dejen familias e inclusos aquellas tierras que en determinado momento pudieran ser utilizadas para las labores agrícolas y con ello minar las condiciones económicas de las familias".

El éxodo se registra en los dos municipios que conforman la sierra del Pico de Orizaba, "la gente se va tanto de las comunidades como de la zona baja, de la parte urbana. Hace falta trabajo y ante las condiciones económicas adversas que se tienen pues ellos buscan en donde tener mejores oportunidades de empleo para poder mantener a sus familiares".

En las estadísticas que se tienen de la migración se revela que de cada 10 migrantes que salen de ambos municipios por lo menos seis de ellos son jóvenes que no rebasan los 18 años de edad. "Ellos son los encargados de mantener a sus familiares. Ellos son los que mandan dinero para que se resuelvan o aminoren los problemas de hambruna y pobreza que tienen el resto de su familia", según da a conocer.

Estas condiciones además generan otro problema: el abandono de las tierras agrícolas. En ambos municipios se registra un marcado descenso de la actividad agrícola, es más el campo está abandonado, porque no hay dinero para trabajar y toda eventualidad que se presenta se resuelve con dinero que llega con las remesas".

El fenómeno migratorio, remarca, se debe en especial a que no hay fuentes de empleos en las zonas rurales e indígenas además que al gobierno federal y en todos los estados no les importa impulsar la producción del campo. Estamos completamente abandonados, no hay una real política que en verdad nos ayude y permita el crecimiento de las actividad, por el contrario se tiene en el olvido y ello genera además problemas económicos graves".