Política

Chiconquiaco, la ausencia de Estado

noviembre 24, 2017

Hoy viernes se cumple una semana que en diversas comunidades del municipio Chiconquiaco no hay clases en todos los niveles educativos, como medida de protesta de más de 100 profesores debido a la desbordada criminalidad que asola no sólo a esa localidad, sino que, por desgracia, se extiende en todo el estado de Veracruz.

Desde el martes pasado en estas páginas, la periodista Norma Trujillo dio a conocer la decisión de los mentores ante la inacción gubernamental para cumplirle a la ciudadanía esta primordial obligación que es la de garantizar a la sociedad el mínimo estado de seguridad.

No es un hecho aislado lo que sucede en esta comunidad próxima a la capital del estado. En toda la entidad, la violencia criminal y los hechos delictivos se han cebado contra la población que, impotente, observa cómo las autoridades responsables no sólo evaden hablar y confrontar los hechos ante la opinión pública, sino que presentan cifras optimistas que ofenden a familiares y a víctimas.

El problema adquiere relevancia y dimensión cuando se recuerda que acabar con la delincuencia en seis meses y garantizar la tranquilidad a la población fue la promesa central del hoy gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, argumentando su experiencia en el ramo y que al ganar la elección traería tecnología de primer mundo, asesores extranjeros y nombrar en la SSP a un miembro de las fuerzas armadas. Venía de la mano con su campaña contra la corrupción del gobierno duartista y que en ambos casos le reditúo al panista el voto de la indignación que le concedió un sector de la población.

Nada de eso se ha cumplido, por el contrario, los índices de criminalidad se han exacerbado; las autoridades se observan incompetentes y en el peor de los casos ajenas a su responsabilidad, creando la percepción de una ausencia de Estado y de gobernabilidad en la que los esfuerzos institucionales se han dedicado a preparar el camino para la elección gubernamental del año entrante.

La ausencia de gobernabilidad se observa en la incapacidad de reconstruir las instituciones desarticuladas en el gobierno pasado, en particular las de la seguridad y de impartición de justicia, y de paso las responsables de transparentar el ejercicio y aplicación del erario, pues se ha visto cómo la administración de Yunes Linares cayó en los mismos vicios y opacidad de su antecesor. En contraparte, es fácil observar cómo en medio de la crisis económica y de seguridad, la administración estatal-familiar encamina sus esfuerzos a perpetuarse en el poder, construyendo desde las instancias gubernamentales una vasta red de operadores electorales disfrazados de empleados públicos.

Por lo pronto, la respuesta de la SEV a los maestros de Chiconquiaco fue la presión para obligar a los profesores a dar clases sin abordar la demanda de una efectiva estrategia de seguridad; tan sólo les enviaron una circular para notificarles que en caso de algún incidente "notifiquen a las supervisiones escolares".