Política

Barandal

noviembre 23, 2017

◗ Nepotismo triunfante en Veracruz

◗ Alcaldías 2018 para los hijos

◗ Yunes, Madrazo y Gamboa Patrón

Escaleras

El relato bíblico del nepotismo está vigente en Veracruz, Tabasco y Yucatán... En Veracruz, el hijo de Miguel Ángel Yunes Linares, inminente candidato del PAN y PRD a la gubernatura... En Tabasco, el hijo de Roberto Madrazo Pintado, ex gobernador y ex líder nacional del PRI, listo para la silla embrujada del palacio de Villahermosa... Y en Yucatán, el hijo del senador Emilio Gamboa Patrón, ex de todo, menos de tlatoani de Los Pinos, listo para la candidatura al trono imperial y faraónico.

Yunes, quien fue amigo de Madrazo, entonces, presidente del CEN rojo y Yunes su director jurídico… hasta que la profe Elba Esther Gordillo, secretaria general, los separó para siempre. Luego, Yunes se alejaría para el resto de su vida de la maestra mudada en la primera presa política de Enrique Peña Nieto... Y Yunes, inmortalizado con Gamboa Patrón en el libro Los demonios del Edén, de la escritora, reportera y activista social Lidya Cacho, aquella que el góber precioso de Puebla, Mario Marín, victimizara por completo... Se dirá que Madrazo dejó pasar tiempo para empujar a su hijo y que Gamboa nunca ha sido gobernador y que Yunes heredaría el mando a su primogénito, pero de cualquier manera es el nepotismo "en la plenitud del pinche poder" y que el relato bíblico lleva a la sublimidad.

Pasamanos

En el libro de Macabeos, entre otros, de la Biblia (y que por cierto cada año leían Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, porque contiene las mejores crónicas y reportajes de la humanidad), el nepotismo está retratado... Por ejemplo, el rey Antíoco, rey de los paganos, perdió las más importantes batallas ante los judíos, Judas Macabeo al frente... Las pierde en Babilonia, las pierde en Jerusalén y las pierde en Persia... Entonces, se refugia en su paraíso, pero con la depresión a su más alto decibel, tanto que en el llamado "viaje a la oscuridad", derrotado y con el poder político acotado, siente que la muerte está cerca... Tal cual, a su amigo más cercano nombra administrador de su feudo, pero… a su hijo mayor lo designa sucesor y lo corona rey. El rey de los paganos.

En contraparte, el relato bíblico cuenta que un día Judas Macabeo y sus hermanos, guerreros por excelencia, salen de la ciudad a una comisión política y social... Y los hijos quedan al mando... Pero de pronto, los hijos dicen que sus padres son famosos y que ellos también necesitan ganarse la gloria.,, Y con un ejército de unos 2 mil 500, 3 mil hombres declaran la guerra a un pueblo vecino y son derrotados. En la batalla pierden 2 mil hombres... Por un lado, Antíoco entroniza a su hijo como rey supremo, y por el otro, los hijos de los hermanos Macabeo todavía estaban inmaduros y les faltaba cocimiento para entrar a la gloria, a la historia y a la inmortalidad.

Cascajo

Nadie ha de sorprenderse con el nepotismo, aun cuando las élites rojas apuestan a que la alianza PAN y PRD, y quizá del Movimiento Ciudadano, serán derrotada en Veracruz porque luego del duartazgo con el saqueo desmesurado ahora pretenda heredarse el poder al hijo como si se tratara de una hacienda porfirista... Bastaría referir la historia política del 4 de junio con la elección de presidentes municipales en que los hijos fueron entronizados en las alcaldías:

En Cosoleacaque, el hermano entregará la silla a su hermano, ex diputado federal.

En San Andrés Tuxtla, la mamá a su hijo, los dos ex diputados locales, y también, el padre, QEPD. Ambos, ex priístas.

En Santiago Tuxtla, la madre, diputada local, Jazmín Copete, entregará la alcaldía a su hijo.

En Ángel R. Cabada se trata de un autonepotismo. Arturo Hérviz, ex alcalde, ex diputado local y federal, ex senador de la República, ex presidente del CDE del PRD, regresa al trono edilicio.

En Soledad de Doblado, la madre heredará el poder a la hija.

En Veracruz, el padre gobernador al hijo ex senador y ex diputado local.

En Tantoyuca, el hermano de Joaquín El Chapito Guzmán, secretario de Desarrollo Agropecuario, entregará el poder a otro hermano.

En Pánuco, el cacique Ricardo García Guzmán, priísta y panista según le convenga, un hijo diputado local, otro hijo alcalde en funciones, deseó quedarse de nuevo con la silla, pero un desplegado de media plana en el periódico Reforma lo tumbó. Entonces, impuso a un incondicional de la familia, síndico en funciones de Ricky García Escalante, el hijo.

Rodapié

Bastan, entonces, los ejemplos anteriores para comprobar de manera científica que en la cultura política de Veracruz, como en Tabasco y Yucatán, el nepotismo está más arraigado que las picadas y las gordas y el café de olla.

¡Ay, entonces, si Morena con AMLO y Cuitláhuac García, y los senadores tricolores "¡se dejan comer el mandado!".

Y más, por lo siguiente:

Al momento, las élites duartistas siguen arrodillándose y sumiéndose ante la yunicidad, temerosas de dormir en el penal de Pacho Viejo.

Ejemplos:

Las versiones indican que el genio electoral de Javier Duarte, Gabriel Deantes Ramos, trabaja desde antes en el proyecto político familiar de los Yunes azules… a cambio de impunidad.

El diputado federal, Jorge Carvallo Delfín, amigo de Fernando Yunes Márquez desde su tiempo de diputados locales, también fue planchado para operar a favor de la dinastía Kennedy de Boca del Río en Los Tuxtlas.

El diputado federal, Érick Lagos Hernández, vía Rogelio Franco Castán, secretario General de Gobierno (con todo y que cacarea que está en la lista negra) empuja la carreta en favor de la yunicidad en el distrito de Acayucan, en donde, además, ya están operando las hermanas cacicas Regina y Fabiola Vázquez Saut.

El diputado federal Adolfo Mota Hernández, vía el senador Emilio Gamboa Patrón, está ya como sedita electoral en el distrito de Coatepec en favor de la yunicidad.

El ex diputado local y federal, ex alcalde, cacicón de la sierra de Zongolica, Mario Zepahua, se entregó en la elección municipal a la yunicidad, tanto que favoreció el triunfo del candidato panista a la alcaldía.

El nepotismo jarocho está más amarrado que nunca para el año entrante.