Política

No pagarán ni la deuda ni laudos por despidos, reconoce titular de Sefiplan

noviembre 19, 2017

Al comparecer ante el Congreso local, el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Guillermo Moreno Chazzarini, admitió que no van a pagar las deudas que tienen con proveedores, municipios, laudos, la propia Universidad Veracruzana o las obras del Fonden, "pues no tenemos la capacidad económica", pero sí pagarán a un despacho internacional encargado de reestructurar la deuda pública.

Comentó que hasta este momento, han podido detectar que el robo cometido por el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa alcanza 75 mil millones de pesos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por lo que ya existen denuncias por un monto de 34 mil millones de pesos. Adicionalmente, dijo, han detectado otros 5 mil millones de pesos desviados en la Sefiplan.

Contrariamente, una y otra vez, aseguró que se ha alcanzado estabilidad en las finanzas, que dejarán cero pesos de déficit en 2018 y que la reestructuración permitirá tener ahorros de más de 2 mil millones de pesos anualmente.

El funcionario estatal se negó a decir cuánto pagará el gobierno de Veracruz a un despacho internacional y otros dos de la Ciudad de México por concepto de elaborar los trámites de la reestructuración de la deuda, bajo el argumento de que aún no definen el monto. Sin embargo, conforme a la Ley de Disciplina Fiscal podrían pagarse más de 900 millones de pesos a tales empresas particulares.

En cuanto al tema de los recursos recaudados por el reordenamiento del transporte público, Guillermo Moreno Chazzarini evidenció haber mentido a los medios de comunicación, cuando apenas el pasado 24 de octubre declaró que únicamente se habían obtenido 60 millones de pesos.

Ahora, durante su comparecencia no le quedó más que admitir que el monto es mucho mayor y precisó que se han recaudado 161 millones, los cuales desglosó de la siguiente manera 80 millones por concepto de inscripción al padrón vehicular, 60 millones por el pago de derecho de registro a los conductores y el Impuesto a la Educación por 21 millones de pesos.

La Jornada Veracruz hizo notar que de acuerdo al número de unidades empadronadas y el estimado de conductores, el monto sería de 174 millones de pesos, pero el titular de la Sefiplan había asegurado que únicamente se recaudaron 60 millones de pesos, para luego desmentirse este sábado.

"También quiero mencionar que este programa no ha terminado y próximamente va dar inicio la siguiente etapa, como determinar cuáles concesionarios sí cumplieron, los conductores van a tener que presentar examen antidoping, se va seguir con el control del transporte urbano", agregó.

No se liquidará

Aunque durante gran parte de su comparecencia habló de la austeridad con la cual se maneja este gobierno, así como la transparencia que les permite tener algunos montos disponibles, precisó que no habrán de liquidar los laudos ni otras obligaciones de pago.

Moreno Chazzarini comentó que en materia de laudos laborales pendientes de pago, el gobierno de Veracruz enfrenta al pasado 30 de septiembre 175 juicios promovidos por un monto de 211 millones de pesos. De ese número de juicios, 65 corresponden a ex trabajadores de la Sefiplan.

Indicó que no tienen contemplado un monto para solventar estas obligaciones derivadas de un juicio, por lo que señaló que no se pagarán.

A los municipios, dijo, el gobierno de Javier Duarte les quedó a deber alrededor de mil 488 millones de pesos, que están debidamente reportados ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pues fueron sustraídos pero en este momento no existe la capacidad económica junto con todas las demás deudas de ejercicios anteriores para pagarlas.

"Nadie me quiere"

Durante su comparecencia, al secretario de Finanzas, Guillermo Moreno Chazzarini, se le podía ver de manera constante ver hacia arriba y dar órdenes a su equipo de colaboradores, para que le pasaran las tarjetas con la información correcta y de plano expresaba "¡dios mío!", acompañado de un largo suspiro.

Dijo que en apenas cinco meses de haber tomado el cargo, le han salido más canas, debido a los constantes retos y problemas que enfrenta para lograr pagar las obligaciones más urgentes.

También señaló que al aplicar un fuerte programa de austeridad, ha tenido que recortar recursos a sus compañeros de gabinete, lo cual lo ha convertido en el secretario más odiado y al que nadie quiere.