Política

ECP*

noviembre 15, 2017

◗ Gobierno y Estado, acosados

Cuando los gobernantes pierden el sentido de la realidad y de las proporciones, los gobernados están en problemas. Si a eso se suma la ignorancia las cosas empeoran con facilidad.

Por sexta ocasión se realizó el foro por la seguridad ciudadana. A los señalamientos de la sociedad en el sentido de que la violencia e inseguridad continúan en aumento, específicamente a los de María Elena Morera, de Causa Común, quien le dijo que el país vive una emergencia nacional –como lo muestran sobradamente las cifras oficiales–; ni una sola de las corporaciones policiales del país tiene las bases mínimas para un buen desarrollo de sus elementos.

A las críticas, el presidente contestó que: "Lamentablemente, a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil, que condenan, que critican, y que hacen bullying del trabajo de las instituciones del Estado."

¿Lamentablemente? ¿Es lamentable que la sociedad critique lo que a todas luces está mal? Si a la hostilidad de un medioambiente adverso por la acción de la criminalidad se suma la impreparación, la incompetencia, los límites difusos o su inexistencia entre el crimen y las fuerzas del Estado, ¿es lamentable que la sociedad lo señale, lo critique y se queje?

¿Qué es lo que ve o no ve la autoridad del presidente para extrañarse de lo que se le señala y todavía se concede la licencia de aclarar que no es regaño? ¿El presidente asume o se considera en posición de regañar a un interlocutor que le señala las pasmosas cortedades de su gobierno, tanto como para aclarar que su dicho no es regaño?

Cuando inició la presente administración federal, 68 por ciento de la población urbana del país mayor de 18 años percibía inseguridad. En junio de 2017 lo hace el 74.9 por ciento. El 80.2 por ciento de las mujeres tiene esa percepción. No poca cosa.

Un 81.3 por ciento de los encuestados por el gobierno dijeron sentirse inseguros en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 73.7 por ciento en el transporte público, 68.1 por ciento en el banco y 66.1 por ciento en las calles que habitualmente usa. Dicho de otro modo, en todas partes de la vida cotidiana excepto su casa. ¿Qué es esto? ¿Dónde está el Estado? ¿Para qué sirve el Estado Mexicano si la inmensa mayoría de los ciudadanos se sienten inseguros dentro sus fronteras?

En todo el país los homicidios van al alza y el cacareado plan para hacer descender los homicidios en 50 municipios fracasó al ascender éstos en 37 de esos municipios.

Dice el presidente que voces de la propia sociedad civil condenan, critican, y hacen bullying del trabajo de las instituciones del Estado.

¿Bullying? Bullying es el acoso físico y/o psicológico que de forma continuada hace un alumno sobre sus compañeros. Por extensión, se usa también cuando un grupo hace escarnio y abusa de uno de ellos. Bully es un anglicismo que significa matón, golpeador, perdonavidas.

¿O sea que "voces de la sociedad civil" abusan, hostigan a las fuerzas del Estado? ¿Se deprimen? ¿Se sienten incomprendidas? ¿Rechazadas? ¿Sufren ¿ Por el escarnio tienen miedo de salir a trabajar por las mañanas y prefieren encerrarse en casa? El ausentismo debe ser significativo. ¿De verdad eso piensa el presidente?

El presidente dice que la sociedad quiere actuación responsable de las instituciones pero que esa sociedad todos los días las descalifica y pretende desmoronarlas.

¿Y? ¿Supone el presidente que si la sociedad critica acremente a las instituciones entonces ya no tiene el derecho y la autoridad para exigir a quien se supone responsable su correcto funcionamiento?

Aquí habrá que puntualizar que las críticas que se hacen a las instancias de seguridad son a las instituciones de su gobierno, no las del Estado. La línea que las diferencia es difusa, pero no son lo mismo. La crítica va dirigida al gobierno, a su gobierno que no ha sido capaz de por lo menos atemperar la sangría lúgubre desatada por su predecesor.

Si nos atenemos a la reacción del presidente, a la actuación de su gabinete y a la de los legisladores, la conclusión es que la actual élite gobernante del país destaca por ser la más impreparada e ignorante de la historia.

Al final del día, ¿quién es el presidente para reclamar que se le critique luego de sus magníficos gazapos y las tremebundas señales de corrupción de su gobierno?

*Es Cosa Pública

leopoldogavitonanson@gmail.com