Política

Oficiales de Tránsito y grueras, a la caza de infracciones pese a la falta de señalización

noviembre 15, 2017

Tránsito del Estado nuevamente ha convertido la ciudad de Xalapa en su mejor cliente para sacar dinero de quien se deje, y es que El Buen Fin se acerca, está por demás decir que también el pago de aguinaldos, y más adelante las elecciones, lo que convierte a Xalapa y sus grandes zonas llenas de baches, remaches y demás atascos por todos lados, en un potencial generador de ingresos para la dependencia.

Un ejemplo, es la calle circuito Veracruz, en la SEV, en donde los oficiales se esforzaron desde temprano en el acarreo de vehículos supuestamente mal estacionados, aprovechando cualquier descuido para arrastrarlos a corralones. El problema es que no hay una correcta señalización que indique la prohibición de no estacionarse y los conductores se preguntan "¿bajo qué parámetros me dices que me estoy estacionando mal si la señal se encuentra calles atrás?".

Aunque si bien pagamos los impuestos para que haya una mejor vialidad y debemos respetar las leyes, también debemos reconocer que nunca se fueron las mañas del duartismo, cuando Tránsito del Estado se había convertido en el terror de los ciudadanos, lo cual no ha variado y hasta se intensificó.

El problema inicia cuando los impuestos que pagamos son mal utilizados y no cumplen ni se invierten en señalizaciones, lo cual significaría un gasto, que por lo visto no se pretende realizar. Ni siquiera en una zona como la SEV, en donde maestros foráneos traen lo mínimo para poder realizar su trámite; docentes que además de pagar, deben soportar el maltrato de estos servidores públicos que parece que están al servicio de las empresas de grúas, pues por cada arrastre el ciudadano tiene que pagar entre 550 y mil 200 pesos, en contraste con los 95 pesos que recibe Tránsito. Así las cosas, Xalapa como los cangrejos con la actual administración de Tránsito.