Política

Del "sueño americano" al "cansancio americano"

noviembre 13, 2017

El sueño americano se va desvaneciendo a partir que la persona pisa suelo norteamericano, y se da cuenta del número de cosas que tiene que pagar, "aquí se paga todo", es una expresión común en la comunidad latina. Y ese sueño, se va convirtiendo en el cansancio americano.

La vida de la persona indocumentada se basa principalmente en trabajar, comer y dormir, la parte más ansiada del día es la noche, la cual para muchos es fugaz. En ocasiones, el domingo es el único descanso y lo ocupan para ir a lavar, comprar despensa y, si alcanza un poco el tiempo, van de paseo con la familia.

En la época de verano es la temporada laboral más alta; pululan los anuncios afuera de las tiendas, lavanderías y páginas de Facebook. Las horas laborales son extenuantes, la vida puede empezar desde las 2 am (dependiendo la distancia a la fábrica) y es a partir de las 5:30 am cuando la gente afuera de sus casas espera el "rayte", los que tienen hijos los llevan a la casa de la baby sitter, una paisana que con un permiso cuida a los niños y cobra de 12 a 20 dls (según la edad), por niño y día.

Después que recogen a todas las personas de sus casas, el "raitero", pasa comúnmente a la Wawa (tienda de conveniencia como el Oxxo) o alguna tienda para que la gente compre su desayuno. A veces, los lugares de trabajo están retirados y no va el "lonchero" (personas que venden la comida). Hay que destacar, que lo que no pueden faltar en la comida son el café y las bebidas enérgeticas, que se venden como pan caliente; éstas últimas se toman como agua todo el día para tener fuerza. Desafortunadamente, ha habido gente que ha ido al hospital por el consumo excesivo.

Las jornadas son de 8 horas; sin embargo, hay compañías que trabajan las 24 horas del día (dos turnos) o si la persona decide trabajar hasta que "el cuerpo aguante"; esto depende del tipo de contrato que tenga, ya sea directamente por la empresa o con un contratista; se descuenta la hora de comida (lunch) y algunas agencias descuentan los descansos (brake) y como dicen muchos "raiteros": si no te gusta, vete.

La mayor parte del tiempo los trabajos son temporales. Nueva Jersey es conocido como el "Estado Jardín", por lo que de acuerdo a cada estación del año es la cosecha de frutas, vegetales o flores. También hay fábricas que se dedican a distintos empaques como los diferentes tipos de carnes, productos de mar e higiene personal y medicinal.

Un punto importante a destacar es la temperatura que tienen los lugares laborales, el cual depende del tipo de producto que se maneja. Estamos hablando del verano, donde el clima es cálido, y si la persona va a trabajar a un lugar que tiene la temperatura baja, tiene que salir de su casa con gorro de estambre, guantes, ropa térmica y calzado para nieve, y al término de esto sale de ese frío y se encuentra con un calor sofocante (posteriormente hablaré de las enfermedades que esto produce). El extremo es una constante en la vida indocumentada.

Cabe señalar que también hay compañías que contratan a jornaleros desde la ciudad de origen, mediante una "visa de trabajo temporal", que a parte de la estancia legal en el país, servicios de salud (social security), gastos de avión, transportación del aeropuerto a la empacadora y casa.

Hay una "granja" (cosecha y vende durazno amarillo-blanco, nectarín, cerezas, mora azul y manzana); es una de las empresas que año con año lleva acabo este proceso. El primer grupo arriba en marzo y el segundo en mayo; el horario de trabajo es de 6 am a las 5 pm, los siete días de la semana.

Por otro lado están las personas, que trabajan dentro de la empacadora. Su vida laboral es de 7 am a 6 pm. Estamos hablando que todo este tiempo se está de pie. Hay tres "breaks" (descansos); el primero es a las 10 am (15 minutos), el segundo es a las 12 pm, para la comida (60 minutos) y el último es las 3 pm (10 minutos). En este año la hora se pagó a 10 dls. la hora y a las personas que van año con año a 12.19 dls.

Otro ejemplo es una empacadora de fruta y verdura que trabaja a muy bajas temperaturas. Sus horarios son de 6 am a 12 am (un solo turno). Todo se modifica en el verano. Esta empresa se divide en dos plantas con cuartos.

En la planta 1, hay seis cuartos. En cada uno de ellos se embalan diferentes vegetales, principalmente cebolla, apio, zanahoria, y pimiento. Se muelen o pican para usarlos como condimento o platos con verduras. Las afectaciones de este empleo es la picazón y lagrimeo en los ojos-nariz, por la cebolla y el vinagre principalmente.

La segunda planta es de fruta con tres cuartos. En uno se hacen ensaladas de frutas de distintos tamaños, se hace el trabajo desde pelarla hasta empaquetarla y cada cambio de envase se lava la máquina y el piso, mientras que la gente tiene que lavarse las manos y el mandil con agua clorada (las botas que se deben de llevar tienen que ser impermeables y forradas por dentro). Lo más incómodo de este trabajo es para la gente que hace las ensaladas de fruta, pues tienen que estar inclinadas todo el tiempo, ya que la "línea" (la banda) está a la altura de la cintura, y las bandejas de fruta están arriba.

Al segundo cuarto le llaman "Mickey Mouse", ya que el envase que se usa es la cara de este personaje. En una oreja se colocan cuadritos de queso amarillo, en la otra, uvas, y en la boca, manzana. El otro recipiente que se utiliza es cuadrado con divisiones y se colocan los mismos productos pero en la etiqueta van las imágenes de otros personajes infantiles. Aquí sólo se utiliza un brazo, pues cada persona pone el mismo producto en el mismo lugar todo el día.

El último cuarto es de ensaladas verdes, con nuez, queso parmesano, vinagre balsámico, pimiento morrón entre otros ingredientes, además de ensaladas de frutas/ vegetales y burritos congelados. Se podría decir que es uno de los cuartos más "tranquilos", en comparación con el resto.

El tipo de ropa que deben de llevar, es para nieve, de los pies a la cabeza. Tienen que usar unas batas con gorro, cubrebocas, mandil, mangas y guantes de plástico (esto es por las reglas sanitarias que deben de cumplir). Antes de llegar al área de trabajo tienen que pasar por una máquina que lava la botas con cloro y después lavarse las manos con los guantes puestos y por último untarse gel antibacterial.

La hora se paga a 9 dls., la hora y over time 13 dls (pasando las 40 horas). Si es por medio de la fábrica y por agencia el mínimo es 8.44 dls. Hay horario de entrada pero no de salida; en ocasiones la agencia paga las horas extras.

El maltrato en las fábricas es algo común. La paradoja es que son los mismos hispanos quienes maltratan a su gente. Los boricuas y colombianos se defienden a sí mismos. Desgraciadamente, son los mexicanos quienes muchas veces tratan con la punta del pie a su misma raza. Una frase recurrente de nuestra gente es que "prefieren tener un jefe gringo".

En donde se empaca verdura está como jefe un guerrerense al que le apodan El Chino, famoso en la zona por el maltrato a los trabajadores, aparte de supervisor es montacargas. Son 60 personas quienes están a su cargo.

En esa fábrica se trabaja a muy bajas temperaturas; son verduras congeladas las que se empacan. Hay un contenedor grande con agua helada y cloro en donde vacían las verduras. Las personas a las que les toca sacar los vegetales cada vez que vacían se salpican en la cara.

Además, no tienen guantes adecuados, las manos les arden y duelen por el cloro y lo frio del agua.

Tenemos el caso de Liz, una xalapeña que lleva 11 años viviendo en Nueva Jersey, quien me comentó de trabajos más pesados que ha tenido:

"Lo más pesado que he hecho es la plantación del tomate, porque hay que andar casi todo el día de rodillas y por lo grande de las extensiones que hay que sembrar y a pleno sol; fue el primer día de calor del verano del 2017.

Nada más con decirte que cada surco contenía alrededor de 500 plantas poniendo entre planta y planta 25 centímetros de distancia. Son 500 surcos por plantío.

En nueva jersey hay diferentes medidas de hectáreas, hay grandes y pequeñas; yo fui a uno de tamaño regular.

Cada vez que yo llegaba a la planta número 100 creía yo que cada vez iba a ser menos, pero a eso de las 3 pm definitivamente, como estábamos a pleno rayo de sol, no podía dar más el paso. Ya no podía ni levantarme siquiera; me tiré como media hora atrás de una camioneta para que se me quitara el calor porque era un calor sofocante.

Por cierto, cada surco tiene un plástico negro para proteger la planta para que no se deslave la tierra cuando se riega. Fui nada más una vez y me cansé tanto que no pude más.

Ese plástico negro, cuando se calienta al sol, se te refleja en la vista y sientes que prácticamente tu vista se quema.

Empecé a trabajar a las 7 am y salí de trabajar a las 5 pm. La hora a 9.50; del ray fueron 5 dólares.

Dos días fui a limpiar, a preparar el campo para que se haga la siembra y se plante. Pagan a 8.38 dls. la hora. El día que fui a plantar fueron casi 9 horas a 9.50dls. Lo más pesado es la plantación del tomate; me imagino que la recolección ha de ser muy pesada porque tienen que andar a veces de rodillas.

Otro de los trabajos más pesados, más que nada por la naturaleza del producto que se maneja, están las conchas de mar. Con la carne de la almeja y el caracol hacen sopas, crema o empanizados (frizados), pero primero se tiene que limpiar perfectamente la concha, después se va procesando en varias máquinas hasta llegar a su óptima presentación. Pero el olor es repugnante. Sales de ahí a desayunar y no tienes la intención de hacerlo porque el olor es fétido.

Él marisco huele mal, al grado de que los primeros tres meses yo no desayunaba porque tienes que tratar el producto que todavía viene con suciedad. Conforme va llegando va pasando las diferentes etapas de limpieza, hasta que por fin sale el excremento al producto, residuos de hueso y libera la carne completamente.

Esa fábrica de ese tipo de marisco está a 30 minutos de casa, relativamente cerca. He ido a otros trabajos por los que he tenido que transportarme de hora a hora y media. Uno de los beneficios de esta compañía es que no nos cobran el ‘rayte’, nos sale gratis y nos están pagando relativamente bien respecto de otras empresas, a 10.50 dls la hora.

En este trabajo el problema es que dan pocas horas, pero tienes que ir muy de mañana. Me tengo que levantar a las 3:00 am para comer algo y preparar mi lunch; es muy costoso comprar productos que venden ahí: golosinas y comida americana que no nos llena y nos sale caro.

En ocasiones, cuando el clima está mal, cuando hay lluvia y viento, no pueden traer producto a la compañia, por consecuencia no se puede trabajar. A veces se trabajan de dos a tres días cuando hay mal tiempo."

Tuve la oportunidad de conocer a Jean Carlo quien llegó hace cinco años desde la sierra de Guerrero. Cruzó la frontera por Arizona, Agua Prieta. Él nos hablará de una de las empresas más grandes de la zona.

"Adentro de esta empresa está la Buffalo, Estela, Kiwi, Trucco. Hay normalmente de cuatro a cinco empresas; hay 500 personas aproximadamente trabajando.

Se empaca naranja, kiwi, melón, cebolla, limón y fruta de temporada. Trabajé ahí un año y me pagaron a 8.75 dls la hora y pasando de las 40 horas nos pagaban a 12.50 el over time (tiempo extra).

Había un ‘raytero’ que nos pasaba a recoger. En esa empresa entrabamos a las 6 am pero nos recogían a las 4:30 am. El ‘raytero’ nos cobraba 6 dólares, que vienen siendo de seis días 30 dls de puro ‘rayte’que pagaba. Ganaba de 12 horas a la semana como 500 dólares a la semana.

El brake (descanso) es de acuerdo a la hora que se empieza a trabajar. Si entramos a las 6 am normalmente tenemos un brake a las 10 am, nos dan 10 minutos. Después salimos a las 2:30 pm a lonche (media hora de comida) y entramos a la 1 pm, y de esa hora hasta las 7 u 8 de la noche.

Trabajé de 6 a 7 horas por día, también es dependiendo el número de pedidos que haya. Fui empacador, estaqueaba (acomodar las cajas las paletas), de todo un poco.

Al llegar a casa ya no me daba tiempo para hacer mis cosas; nomás llegaba a comprar mi comida, bañarme y dormir, porque al día siguiente es madrugar.

Trabajaba los siete días a la semana., a veces había un día de descanso, el domingo, pero es un solo día. Nomás no rinde!

He trabajado en varias compañías en los tiempos que he vivido aquí. He trabajado en siete empresas. Se hace diferentes trabajos, a veces con un carrito moviendo las paletas, pero son paletas que pesan mucho de 500 libras, pero es el trabajo pesado que se hace acá.

He trabajado de todo un poco. En construcción también me la he aventado; es un poquito más duro pero se paga un poquito mejor. Era como ayudante del arquitecto y le cortaba la madera, le alcanzaba todo lo que el necesitara: ése era mi trabajo.

Quiero decirle que estamos aquí en este país porque queremos salir adelante, pero no es fácil porque uno tiene que trabajar mucho para poder sacar la renta, teléfono y normalmente lo que uno saca aquí, aquí se invierte. Casi no sobra para enviar para México, pero a muchos nos gusta vivir aquí porque aquí semanalmente uno tiene su dinero, pero es duro en este país".

La vida laboral es cruda, pesada y rutinaria. A pesar de que en los lugares de trabajo hay información sobre sus derechos en inglés y español, teléfonos gratuitos, la gente no denuncia por el miedo a ser deportado. El Departamento de Labor es independiente del de Migración; a pesar de esto la gente calla.

paraxalapalomejor @hotmail.com