Sociedad y Justicia

Corrupción alienta empoderamiento del hampa

noviembre 06, 2017

Coatzacoalcos, Ver.- La corrupción de las instituciones ha generado un desorden social que se puede observar con el incremento de las ejecuciones y el empoderamiento de la delincuencia en el estado, aseguro el presidente de la barra de abogados, Homero Gutiérrez Melchor.

En entrevista indicó que las ejecuciones que vemos diariamente son el síntoma de un desorden social dentro de la entidad, que no ha cambiado a pesar del cambio de gobierno estatal y las medidas que ha implementado el gobierno federal

Señaló que la situación económica que vive el estado y el país ha provocado que los grupos de la delincuencia organizada busque apoderarse el mayor número de plazas, lo que ha desarrollado una guerra sangrienta.

"Los grupos al margen de la ley se están empoderando, y se están haciendo justicia, por así decirlo, entre ellos, que no es otra cosas que un reacomodo".

Apuntó que las policías y las fiscalías no han realizado un verdadero trabajo, para detener a estos grupos, por el contrario, la corrupción que existe al interior de estas instituciones ha generado que la población sienta que cualquiera pueda delinquir.

"Estamos en presencia de la institucionalización de la delincuencia, donde la corrupción de las instituciones ha fomentado un desorden social, porque ahora cualquiera, con la menor facilidad piensa que delinquir es un negocio rentable".

El abogado que las ex carcelaciones que se han negociado con varios delincuentes, incluidos algunos políticos, son prebendas que señalan que no se es eficaz para imponer el estado de Derecho.

Gutiérrez Melchor indicó que se tiene que acabar con la corrupción al interior de las dos corporaciones para que se detenga a los delincuentes que están realizando este baño de sangre y procesarlos de manera pulcra para que puedan ser sancionados.

Temen pobladores ante violencia en la zona centro

Un nuevo episodio de violencia se vivió este fin de semana en los municipios de la zona centro del estado. El amanecer de este domingo, el enfrentamiento a balazos entre presuntos delincuentes con elementos de la Policía Estatal, originó temor e incertidumbre entre los vecinos de la cabecera municipal. El saldo oficial fue de cuatro personas abatidas y dos gendarmes heridos de bala, de los que hasta el momento se desconoce su estado de salud.

Los hechos ocurrieron cerca del amanecer, concretamente en la colonia Morelos y la congregación de Escamela en este municipio. El enfrentamiento se derivó del intento de huida que realizaron los presuntos delincuentes después que un convoy de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) les ordenó detenerse. La respuesta fueron balazos en contra de los policías estatales, a partir de ahí se inició la persecución que concluyó con una balacera en la avenida San Juan de la Colonia Morelos y que terminó a un costado del salón Leos, propiedad del presidente municipal.

De acuerdo al mismo reporte se da a conocer que tras el enfrentamiento se logró abatir a cuatro personas que portaban armas largas y cortas. Los presuntos delincuentes utilizaban una camioneta marca Ford color negro que antes de ser alcanzados por las balas, la dejaron abandonada sobre el bulevar Fernando Gutiérrez Barrios, para huir corriendo, pero al final fueron acribillados en un enfrentamiento con los policías estatales.

Tras ser sometidos, los mismos elementos de la policía estatal, según se conoció, aseguraron dos armas largas y dos cortas, así como una camioneta marca Ford Escape 2014 de color negro, placas YKR 5153, del estado de Veracruz; en tanto dos elementos de la policía estatal resultaron heridos y fueron ingresados a un hospital privado en donde hasta la noche de este domingo no se tenía el reporte oficial de su estado de salud.

Por la hora de los hechos, cerca de las seis de la mañana y por el lugar, a menos de 100 metros de la casa del alcalde Aquileo Herrera y a menos de quinientos metros del palacio municipal, se generó temor e incertidumbre entre los habitantes de esa zona, incluso el tráfico vehicular se detuvo por espacio de cuatro horas sobre todo por ser una de las entradas principales al municipio.

La actividad en los pequeños comercios especialmente de abarrotes así como en dos tiendas de conveniencia además de dos estaciones de gasolina igual se detuvo totalmente y los empleados de los establecimientos, se dio a conocer, estuvieron resguardados por temor a ser alcanzados por una bala perdida. Pasadas las 10 de la mañana la circulación vial así como la actividad en esa zona de la ciudad se restableció aunque con temor debido a que se temía una nueva refriega por temor a una posible reacción de los grupos delincuenciales que operan en este municipio.

En respuesta a este temor, la Policía Estatal en coordinación con la Fuerza Civil incrementó su presencia en todo el día e incluso algunos vehículos fueron detenidos como medidas de prevención a una probable respuesta de los delincuentes.