Economía

Colapsará producción agrícola del estado por la falta de apoyos y cambio climático

octubre 26, 2017

Orizaba, Ver.- La producción agrícola en la zona centro del estado se encamina al colapso total. En menos de una década, las cosechas de diversos productos desaparecieron y en el mejor de los casos se disminuyó con tendencia a extinguirse.

El presidente de la Vieja Guardia Agrarista, Raúl Vásquez Santos, advierte que el escenario agravará los escenarios de pobreza alimentaria. La organización Greenpeace anticipa que por el cambio climático, la producción agrícola mexicana es altamente vulnerable.

El escenario es muy difícil, reconoce el dirigente agrarista, "hay muchos factores que complicaron la actividad agrícola en la zona centro del estado que van desde la falta de apoyos en programas y dinero para la producción así como el crecimiento de la pobreza en las familias campesinas. Muchas de ellas prefirieron vender sus tierras a seguir en medio de constantes pérdidas económicas", según revela.

En la zona de Orizaba el problema es grave, "hace un par de década la bonanza acompañaba a la producción agrícola. Teníamos mercado para los productos del campo, aún no sentíamos los efectos de la apertura de las fronteras a productos internacionales que vinieron a desplazar a los mexicanos y con ello generaron condiciones muy adversas que ahora estamos pagando y de forma muy grave".

La región, recuerda, "era altamente productora de flor, follaje, granos, tubérculos así como legumbres, hoy apenas si subsisten algunos cultivos pero son para consumo familiar y no para la venta", reafirma,

El problema, de acuerdo con la organización ambientalista Greenpeace se puede agravar debido a los efectos del cambio climático. En un estudio realizado por este organismo internacional se advierte que el cambio climático es uno de los factores preponderantes en la crisis que atraviesa el país en materia agrícola.

En parte de su informe se precisa que la agricultura mexicana "es particularmente vulnerable al cambio climático. Las predicciones no son optimistas para los grandes productores de trigo y maíz, ni para los millones de pequeños campesinos y su milpa. La amenaza del cambio climático a la seguridad y soberanía alimentaria es inmensa".

En este sentido se advierte que el cambio climático "afectará de diversas maneras a las diferentes regiones del país. Desde un punto de vista global, pocas de las predicciones son favorables para la producción agrícola. En el norte las sequías prevalecerán; en el centro del país las heladas e inundaciones amenazarán los cultivos; en el sur aumentarán las lluvias extremas y huracanes".

Estas condiciones por sí mismas lo único que van a generar son "retos monumentales para la agricultura en cuanto a las variables más importantes para los cultivos: la temperatura y las precipitaciones.

"Durante el próximo siglo, las temperaturas seguirán aumentando de manera más frecuente. En muchas regiones, las lluvias serán más imprevisibles tanto en variabilidad (cambios en cantidad de un año para otro) como en distribución (eventos lluviosos por año y cantidad de lluvia en cada evento). Ambos cambios tendrán un impacto significativo sobre dónde y cómo cultivaremos nuestros granos básicos".