Política

El país de lo absurdo

octubre 24, 2017

1.- Un buen número de hombres brillantes de carácter universal que han conocido este país han plasmado en sus escritos las acciones absurdas que suceden en una región tan vasta y rica, conocida como la República Mexicana. Daré sólo algunos nombres de ellos, el primero es Miguel de Montaigne, 1580. Es sus Ensayos, ed. UNAM, escribió sobre la subyugación, el canibalismo de los amerindios salvajes y, respecto del pueblo mexicano, apuntó:

"Los de México después de terminadas las ceremonias de proclamación, no se atreven ya a mirar a la cara de su soberano, como si le hubieran deificado de su realeza: entre los juramentos que le hacen proferir (…) Jura que hará al sol seguir su curso con la claridad acostumbrada, que las nubes se descargarán a tiempo oportuno, que los ríos seguirán sus cursos (…) Concluye; los mexicanos "desconfían de quien los ama y confían de quien los engaña".

2.- Humboldt, en 1803, aparte de sus grandes aportaciones a la naturaleza, señaló con dedo de fuego la explotación y la desigualdad social en este paradójico país. Alexis de Tocqueville, en 1938 en su obra De la democracia en América, escribió: "México se ve arrasado sin cesar de la anarquía al despotismo militar y de éste al desgobierno".

Bruno Traven, 1882 quien escribió El barco de la muerte, señaló: "¿Que dónde queda mi patria? En el lugar en el que esté y en el que nadie quiera saber quién soy, ni qué estoy haciendo, ni de dónde soy: ésa es mi patria, mi tierra". Sus novelas en tierra mexicana fueron: La rebelión de los colgados, en donde muestra a los indígenas de Chiapas como hombres, menos o más que esclavos de extranjeros en su propia tierra. En el texto de La Rosa Blanca, reveló al indígena del norte de Veracruz, a quienes los dueños de las petroleras los engañaron e eliminaron para explotar el subsuelo de sus tierras. Asimismo, la novela Macario, en dónde muestra las limitaciones de los naturales y sus fantasías por el hambre.

Malcolm Lowry (1909-1957) fue un poeta y novelista inglés; escribió: Bajo el volcán, lo que sucede durante el Día de Muertos. La acción transcurre en la ciudad mexicana de Cuernavaca (Cuauhnáhuac, en náhuatl); muestra las imágenes que logra ver un cónsul ebrio y su contacto con los absurdos naturales de ese lugar. Tremenda aventura.

3.- Los escritores mexicanos como Manuel Payno en Los bandidos de Río Frío (1889-1891), escrita bajo con el seudónimo de "el ingenio mexicano" es la descripción del ambiente de este momento. Un niño queda al cuidado de una tía de Juan, pero es robado por unas hierberas que pretendían sacrificarlo a Tonantzin para curar a Pascuala, propietaria del rancho Santa María de la Ladrillera. La historia y las novelas de la Independencia y Revolución Mexicana están llenas del acontecer incongruente y tanto los dirigentes como la población, primero Hidalgo, que no terminó su movimiento armado, Villa y Zapata, triunfan y toman la silla presidencial, pero enseguida se van. A los tres los asesinan finalmente, todo por recular en el momento de la conquista del poder.

4.- Dentro de 100 años o quizá 200, se podrá leer que a finales del siglo XX e inicios del XXI, pasaron por la presidencia mexicana: Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y EPN. Todos ellos pervirtieron al país con fraudes y corrupción. Además de entregar a la nación nuevamente al extranjero con la anuencia de sus habitantes. Todo ello dentro de un país de lo absurdo; de la misma manera, saldrá a la luz sobre los ladrones como Javier Duarte, en Veracruz, que se robó el presupuesto federal por seis años, así como otros gobernadores similares, y en este mismo periodo que votarán en el Estado de México por el primo de EPN, el primer corrupto de México.

Pero va ser vergonzoso mostrarles a los mexicanos del futuro que en el año 2017 el gobierno mexicano permitió, por medio de sus instituciones, registrar para ser presidente de México a más de 37 personas, autonombrados independientes aparte de los candidatos de los partidos. Nadie lo creerá ni aceptará tal hecho. Sin embargo, lo ridículo del caso es que sabrán que la esposa de Calderón, un presidente espurio y culpable de más de 100 mil asesinatos y desaparecidos, era una de los candidatos. Del mismo modo, escribirán de otra mujer, totalmente desconocida en este momento, incluso para sus indígenas pares, y la cual, cuando hizo su aparición, fue vitoreada por un conjunto de gente alborotada y tumultuosa, y que muy pocos estaban al corriente de cómo es que de repente surgió.

Esto es increíble, pues en pleno siglo XXI, los indígenas en todo el país son todavía sociedades cerradas. Ellos nunca se han querido incluir al progreso y a su vez son totalmente excluyentes, e incluso no dejan pasar a nadie que no sea de su comunidad. Son hombres ensimismados, que al igual que las comunidades de las hormigas, sólo conocen su medio, pero cuando alguien les mueve el hormiguero, salen de manera sorprendente, cundiendo el pánico de la vida externa.