Política

México 2018 (III). Un fantasma recorre Morena: el fantasma del PRI

octubre 22, 2017

Llama la atención que en los prolegómenos de la elección de 2018 el lopezobradorismo considere un enemigo, en el más disparatado de los casos, o una farsa, en el más "cordial" de los casos, a la candidatura indígena que impulsan conjuntamente el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Escandaliza que una fuerza política que ha sido injustamente satanizada hasta el hastío, emule esa misma arbitrariedad para atacar a un movimiento social que ha sido el máximo referente de la lucha política autonómica en México y el mundo. Es cierto que la relación del lopezobradorismo con el zapatismo tiene una historia desencuentros. Pero elevar estos desencuentros a rango de agenda de campaña –como han hecho algunas fracciones del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)– es acaso tan tóxico para la política del país como las coaliciones que desde la partidocracia se conciertan para obstruir la añorada democratización del poder público.

La pura idea (a todas luces falsaria) de que el zapatismo es responsable de las derrotas electorales de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) atenta contra el propio andamiaje discursivo del lopezobradorismo, cuya principal divisa es que la fuente de los males nacionales es la "captura" de las instituciones por "la mafia en el poder". Esa misma "mafia" que, por cierto, persigue a sangre y fuego a las comunidades indígenas, especialmente las que habitan en los territorios autónomos de Chiapas.

Por añadidura, todos en México saben que AMLO ganó dos elecciones presidenciales consecutivas, y que las fracciones dominantes de la elite política acudieron a la manipulación del cómputo y la compra de votos para alterar a su favor los comicios. E incluso los adherentes del zapatismo han denunciado sistemáticamente esos fraudes.

En este sentido, el rencor que se aloja en las descalificaciones que enarbola el lopezobradorismo contra la candidatura indígena responde, a nuestro juicio, a dos razones: uno, a los dolorosos e injustos descalabros electorales del pasado, que produjeron un profundo traumatismo en la militancia lopezobradorista (y en el electorado en general); y dos, a un ardid inoculado desde el "estado profundo" para rivalizar a la oposición política en el país e infectar la conciencia nacional con la fórmula acostumbrada del Partido Revolucionario Institucional (PRI): el divisionismo. Duele observar que esos mexicanos con los que alguna vez compartimos el dolor de la "insoportable persistencia del fraude" hoy se enfrasquen en una reyerta estúpida con nuestros hermanos indígenas, presuntamente porque ellos –los indígenas zapatistas– representan "una maniobra para hacerle el juego al gobierno". Qué ignorancia supina. No se dan cuenta que ellos sí le "hacen el juego al PRI" al apuntar su arsenal de "críticas" contra ese actor –el zapatismo– que ha sido un agente de transformación de conciencias y acaso el más efectivo antídoto contra el priísta que todos llevan dentro.

Y lo que es peor aún, ni por un criterio llanamente estratégico desisten de atacar a la candidatura indígena. Si la militancia de Morena tuviera un poco más de sagacidad e inteligencia, aplaudiría la incorporación del zapatismo a la tribuna electoral, porque eso significaría un corrimiento a la izquierda de eso que llaman la "posición consensual" o "justo medio" (centrismo). La más primaria de las teorías políticas previene acerca de esa intrínseca tendencia hacia el centrismo que registran los sistemas de partidos. Y es claro que una irrupción del zapatismo en la arena electoral contribuiría a desplazar el "centro" hacia la izquierda, naturalmente en beneficio de la opción electoral de "centro-izquierda" –es decir, Morena–. Pero ni eso alcanzan a discernir en las filas del lopezobradorismo.

Prefieren –las huestes de Morena– continuar ceñidos al guion de la descalificación. En un arrebato de estulticia mayúscula, algunos han dicho que la candidatura indígena es fruto de la "moda" (¡sic!). Sin reparar mucho en esta miserable provocación, cabe tan sólo recordar que en nuestra época la "moda" más extendida es la "opiniomanía" o "comentocracia", es decir, la usanza de enunciar chapucerías sin ningún reparo ni rendición de cuenta y no por eso se le pide a la gente que deje de hablar. Decir que algo está "a la moda" sólo por desautorizar al adversario, es igual de canalla que usar el vocablo "populismo" para desestimar a un rival político incómodo. Y el lopezobradorismo sabe de esto.

Nietzsche advirtió: "Aquel que lucha con monstruos debe cuidarse de no convertirse en un monstruo en el proceso. Y si te quedas contemplando un abismo el tiempo suficiente, el abismo contemplará tu interior".

Cuidado Morena.