Política

Desvíos de fidelismo y duartismo eran solventados por despachos

octubre 18, 2017

En un acto desesperado por tratar de solventar y ocultar las irregularidades cometidas durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa, su ex contralor (y actual aliado del yunismo) Ricardo García Guzmán contrató de manera ilegal a dos despachos y les pagó 8.5 millones de pesos para apaciguar las observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al fidelismo y al duartismo.

De acuerdo con el informe de la cuenta pública 2016 elaborado por el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), así como la copia de los contratos de los despachos contratados, se evidencia la manera ilegal en que adquirieron los servicios para ocultar el desvío de recursos de 2009 a 2014.

Se debe recordar que en sus dos comparecencias ante el Congreso local, el ex contralor duartista, Ricardo García Guzmán juró decir la verdad, y de manera textual aseguró que "todas las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, habían sido solventadas", al tiempo que defendió la honestidad de su ex jefe, ahora preso en la Ciudad de México.

Durante el mes de abril del año pasado y con constantes señalamientos de corrupción del gobierno de Javier Duarte, la Contraloría General del Estado decidió contratar los servicios de los despachos Grupo Auditor Santos SC y L&B Contadores y Abogados SC, para que hicieran una propuesta para solventar las observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación a los últimos dos años del gobierno de Fidel Herrera (2009 y 2010), como a los primeros cuatro del duartismo, es decir del 2011 al 2014.

A cada empresa, la Contraloría se comprometió hacerles pagos por 5 millones 800 mil pesos a cada una, pero también a tales despachos les quedó a deber el pago correspondiente, pues de manera conjunta sólo les abonó 8 millones 500 mil pesos.

En el reporte del Orfis, se indica en la observación número FP-028/2016/008 DAÑ que la Contraloría General del Estado violó diversas disposiciones legales, pues derivado de la revisión de las pruebas documentales no se encontró evidencia del procedimiento de contratación; el contrato no indica el tipo de garantía por el anticipo y de cumplimiento.

De igual forma, al momento de la formalización del contrato, estaba en trámite el Dictamen de Suficiencia Presupuestal y Registro de Procedimiento de Adquisición e Inversión ante la Secretaría de Finanzas y Planeación; sin embargo, no presentaron evidencia de ello.

Los despachos Grupo Auditor Santos SC y L&B Contadores y Abogados SC no cumplieron con su parte de dar unos reportes mensuales sobre la propuesta para solventar las irregularidades durante el fidelismo y el duartismo.

De acuerdo al informe de la cuenta pública 2016 del Orfis, se detalla que la Contraloría le pagó a los despachos durante los meses de abril y mayo, pero en junio, tras la derrota electoral del PRI en la elección a gobernador, decidió de pagarle a los despachos y perdió el interés por ocultar las irregularidades de Fidel Herrera y de Javier Duarte.