Política

Barandal

octubre 18, 2017

◗ El tribunal del Internet ◗ Tarek y El cisne, corruptos ◗ Otra vez fiscalía irá por ellos

Escaleras

El tribunal del Internet, las redes sociales, el Twitter, el Facebook y el Periscope ya los juzgaron. Y ellos son unos políticos pillos y ladrones...

Pero como el parcito Tarek Abdalá y Alberto Silva Ramos tienen buenas relaciones como diputados federales y usufructúan el fuero, entonces, la Sección Instructora del Congreso de la Unión rechazó la solicitud de desafuero de la fiscalía jarocha para ser llevados a un proceso penal.

Y por ahora, ni modo, seguirán legislando para el bien de la patria… hasta que, claro, Jorge Winckler integre bien el expediente que, según el Congreso federal, presentó incompleto, con vicios informativos y de papeles y pruebas.

En el imaginario colectivo, Tarek y Silva "ordeñaron la vaca" en el sexenio anterior, comandado por su jefe y amigo, Javier Duarte, el político preso en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

Y si entonces la libraron se debió a que el titular del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, dictaminó que ningún delito existía por perseguir.

Pero como ahora en la silla embrujada del Palacio de Xalapa está un panista, y un panista dispuesto a combatir la corrupción con todo y contra todos ("llenaré el penal de Pacho Viejo de políticos corruptos", ha dicho), entonces el titular del Orfis cambió de piel y está tendiendo los trapos sucios que ya tenía archivados, por si las dudas se presentaba la ocasión.

Y aun cuando el Orfis está arrojando demasiada candela a los duartistas, en el Congreso federal la Sección Instructora integrada por un cuarteto de diputados federales pronunció "las últimas palabras" y dijo que la solicitud de desafuero de Tarek y El Cisne es improcedente... Ya se verá si con una nueva cometida, el parcito sigue con los vientos favorables... Por lo pronto, el santo e inmaculado tribunal del Internet ya los juzgó.

Ellos, y como solía decir Gerardo Buganza Salmerón, "metieron las manos al cajón"...Polvo eres y en polvo te convertirás dice el proverbio bíblico.

Pasamanos

Está canijo que un político "ordeñe la vaca" y disponga con sentido patrimonialista de los recursos públicos... Pero más, mucho más canijo está meterse con un gobernador, el jefe máximo de la plaza estatal... Y más, meterse con un gobernador como Miguel Ángel Yunes Linares, entre otras cositas, por las siguientes:

Una. Como pocos excepcionales políticos en el país, ha encarcelado a tres ex gobernadores, a saber, Dante Delgado Rannauro, Javier Duarte y Flavino Ríos Alvarado... Y, de ñapa, continúa soñando con enviar al penal de Pacho Viejo a Fidel Herrera Beltrán, a quien le rastrea pendientes.

Dos. Tiene en el penal de Pacho Viejo a un ex secretario de Finanzas y Planeación, a un ex secretario de Seguridad Pública, a un ex secretario de Comunicaciones, a una vocera, a un ex director de Prevención Social, a un ex director de la Policía Ministerial, a un empresario y a un dirigente campesino.

Y ha jurado y perjurado que irá por la esposa de Javier Duarte, la señora que en su diario íntimo escribió 50 veces que merecía abundancia... Y también, por los padres de Karime Macías y, ni se diga, por ocho familiares más... Entonces, ni modo que el par de diputados federales, Tarek Abdalá y Alberto Silva, se les vayan "a ir vivitos y coleando".

Todo, entonces, es cuestión de llenarse de esperanza y de seguir cabildeando y tocando puertas y de que la fiscalía esté a la altura política y social del instante vivido para evitar que una vez más la Sección Instructora diga que los expedientes estaban incompletos.

Cascajo

En todo caso, y como se sabe, el gobernador de Veracruz y las élites priístas del altiplano (quizá el coordinador de la bancada roja en el Congreso de la Unión, César Camacho Quiroz; acaso él mismito secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, amigo, por cierto de Miguel Ángel Yunes Linares) están midiendo fuerzas.

Pero el Yunes azul ha sido categórico: "Ni perdón ni intocables ni acuerdos".

Irá, dijo además, por los políticos tanto prófugos de la justicia (Ramón Ferrari Pardiño, Antonio Nemi Dib, Carlos Aguirre Morales, Leonel Bustos y Antonio Gómez Pelegrín) como por los 100 políticos cuyas denuncias penales caminan en la Fiscalía.

Y desde luego, por Tarek y Silva.

Más aún: nadie dudaría de que el objetivo es que antes de la elección de presidente de la República, gobernador, senadores y diputados locales y federales a mediados del año siguiente, el penal de Pacho Viejo esté repleto de políticos presos.

Muchos pecados mortales cometieron los duartistas y con la ropa sucia tendida cada vez el ciudadano sigue asombrándose.

Uno: se excedieron en la corrupción.

Dos: frívolos, ególatras e insaciables, se creyeron intocables ad perpetuam, como por ejemplo, aquella ocasión en que Luis Ángel Bravo Contreras y Alberto Silva Ramos peleaban para que los demás eligieran al más guapo.

Tres: jamás pensaron que el candidato de la alianza PAN y PRD, Yunes Linares, ganaría en las urnas.

Cuatro: y con tantas pillerías, "se pusieron de pechito" para la más feroz e implacable auditoría y rendición de cuentas.