Política

ECP*

octubre 12, 2017

Ahora

El descrédito completo de los partidos políticos frente a la ciudadanía ha hecho crecer la oferta de candidaturas independientes. Los mismos partidos y la élite política del sistema optan por simularlas, sea por estar conscientes de su pérdida de convocatoria o por escisiones internas para las que el pragmatismo sugiere simular. En cualquier caso, ese instinto de sobrevivencia topa con las auténticas opciones antisistémicas.

Desde luego, la más consolidada es la de López Obrador, pero han surgido dos más. Una, construida desde la ciudadanía con la plataforma Ahora sí y Álvarez Icaza como candidato; otra, propuesta por el EZLN y el Consejo Nacional Indigenista encabezada por su vocera María de Jesús Patricio. Ambas perfectamente legítimas.

Emilio Álvarez Icaza ha decidido retirar la candidatura para no debilitar la ya construida y porque así parecen habérselo sugerido mayoritariamente la mayoría de quienes se han vinculado a la plataforma. El retiro no significa pérdida de impulso de una plataforma/movimiento que llena un vacío y articula la voz de parte importante de la inconformidad dispersa.

La decisión de retirarse de la competencia es por la consciente responsabilidad de no ser funcional al PRI por dividir el voto antisistémico y por el conocimiento asumido de que el rescate de la democracia depende más de los ciudadanos que de los partidos políticos tradicionales.

La candidatura de Margarita Zavala que renuncia al PAN junto con su marido para eventualmente decidirse por una forma "independiente" tiene una doble consecuencia: por un lado le es completamente funcional al PRI y a la oligocracia que se beneficia de él; por el otro ensucia la idea misma del significado independiente. Quizá esto último sea lo más dañino. En las dirigencias priístas habrá más de uno que se congratule por ello.

El asunto no es menor porque en un ambiente en donde los electores desconfían mayoritariamente del sistema, el gatopardismo independiente es útil para lavar cara.

Este país vive una incómoda tensión entre la lógica antineoliberal y antioligárquica contraria al capitalismo corporativo, y la emergencia civilizatoria de los movimientos y propuestas antisistémicos herederos de las viejas luchas liberadoras de los movimientos sociales.

Morena, Ahora sí y María de Jesús Patricio son expresiones convergentes de la resistencia y oposición a una civilización excluyente, patriarcal y depredadora. No son lo mismo pero sobre todo no son excluyentes. La victoria de una no excluye ni implica la derrota de las otras.

En el círculo de las decisiones dan signos de franca inquietud ante las evidencias de descrédito. Han decidido por una suerte de santa alianza anti Morena, por un lado; y por alentar las "candidaturas independientes" de Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, que falta a su palabra de no ser un "chapulín" más. La oligarquía decisoria opta por el ensayo de la elección en el Edomex y Coahuila: la elección de Estado. El uso mafioso del poder para eludir el pacto democrático y asegurarse de ganar de la forma que sea porque el costo de perder la elección ante cualquier opción antisistémica es prohibitivo debido a la seguridad de refundar al país o, dicho de otro modo, reconfigurar sus instituciones para sacarlo de la lógica del achicamiento del poder impulsor del Estado para el bienestar general.

El consejo promotor de la iniciativa Ahora sí y el propio Álvarez Icaza decidieron no insistir en buscar la presidencia ante el convencimiento de que minarían una candidatura construida a ras de suelo por más de una década y con altísimas probabilidades de ganar por tercera ocasión pero ahora con la diferencia de tener enraizamiento en el electorado y haber atemperado en muy buena medida las resistencias y prejuicios de la clase media.

Pero las tareas de la iniciativa Ahora sí siguen siendo las mismas: la construcción de una ciudadanía participativa convencida de que, más allá de la honestidad de las auténticas candidaturas antisistémicas, la construcción de una ciudadanía responsable y participativa es definitoria para la calidad democrática posible.

Debe entenderse que las tareas y objetivos de la iniciativa no paran ahí. Su convocatoria es a la recuperación de la agenda democrática ciudadana para hacer frente a paralizantes deformaciones del sistema que prioriza los partidos antes que a los ciudadanos y que auspicia que los gobiernos de ahí surgidos se tornen en contra de la ciudadanía y sus intereses auténticos.

Es este el camino seguro para cambiar y que el resultado del cambio no traicione el interés público sustituyéndolo por el de nuevas élites y los partidos políticos que secuestraron el proceso de democratización del país, tantas veces diferido.

Por lo pronto, las tareas de discusión para definir la agenda sustantiva seguirán y es de esperarse que sea divulgada precisamente para alimentar la construcción de la agenda ciudadana con las otras dos candidaturas antisistémicas.

La crisis mexicana es profunda, la mera garantía hipotética de respeto al voto y juego limpio es perfectamente insuficiente. Es imprescindible que la construcción democrática pase por la ciudadanía. Las únicas de las candidaturas ciudadanas que hacen sentido y se justifican son las de María de Jesús Aparicio y la de Manuel Clouthier hijo para el Senado de la República.

Después de este gobierno federal y el anterior, PAN y PRD están agotados tanto por separado como en alianza. La explosión corrupta del PRI ha sido oportunamente expuesta por varios trabajos periodísticos; para compensar el sistema deberá gastar cantidades ingentes de dinero, convocar a la movilización completa de su base electoral y aprovecharse, como siempre, de las debilidades de las instituciones electorales. Con seguridad lo harán y es por eso que la plataforma organizativa ciudadana juega un papel tan importante no sólo como articulador de la observancia ciudadana y de la denuncia, sino como catalizador de organización ciudadanía. Por lo pronto, hay 19 procesos electorales más en donde se estará presente, Ahora.

*Es Cosa Pública

leopoldogavitonanson@gmail.com