Municipios

Más de 2 millones de menores, en trabajos que violentan la ley

octubre 12, 2017

Orizaba, Ver.- Los más de 2 millones de niños y niñas que trabajan por necesidad económica exhiben a nuestro país como uno de los principales de América Latina en violar las leyes locales y tratados internacionales en materia de trabajo infantil. De acuerdo con Jorge González Rojas, dirigente del Frente Unificador de Trabajadores Urbanos y Rurales Organizados (Futuro), "en México la explotación infantil va en crecimiento con toda la complicidad".

A propósito del Día Internacional de los Niños y las Niñas en México las cifras laborales del sector "son preocupantes" según señala, pues de acuerdo con la Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo "los niños de entre cinco y 11 años de edad no deben realizar ningún tipo de actividad laboral; a partir de los 12 a las 14 sí pueden hacerlo siempre y cuando no haya perjuicios a su salud, desarrollo y que no impidan su asistencia escolar".

Eso es lo que se estipula en los tratados internacionales y en las leyes locales, "no obstante la realidad es totalmente diferente porque en México más de 2 millones de niñas y niños son ocupados en alguna actividad laboral y de cifra, nueve de cada 10 lo hacen en labores no permitidas por la Ley Federal del Trabajo".

En el país la Ley Federal del Trabajo lo marca: "los menores de 15 años no podrán trabajar no podrán laborar si no han terminado su educación básica obligatoria, a menos que lo apruebe la autoridad laboral. El artículo 175 prohíbe la utilización del trabajo de los menores de 18 años en establecimientos no industriales después de las 10 de la noche; expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato, cantinas o tabernas y centros de vicio; trabajos susceptibles de afectar su moralidad o buenas costumbres, así como labores peligrosas o insalubres".

La Ley Federal del Trabajo define cuáles son las labores peligrosas o insalubres como es el caso de las exposiciones a ruido, vibraciones, radiaciones ionizantes y no ionizantes infrarrojas o ultravioletas, condiciones térmicas elevadas o abatidas o presiones ambientales anormales.