Política

Proyectos extractivos bajaron intensidad de trabajos porque "sintieron la caña"

octubre 12, 2017

"Las empresas mineras con proyectos de muerte tienen que irse de Veracruz", aseguró Ascención Sánchez Vázquez, habitante de la comunidad de Los Baños, en Actopan, afectada por el proyecto minero El Cobre de la empresa Gavilán.

En su participación en el coloquio En Defensa del Patrimonio Natural y Cultural de Veracruz: El caso del proyecto de la mina La Paila, criticó que haya gobiernos con conciencias podridas y deshonestas que buscan asentar proyectos mineros a cielo abierto. "Los proyectos de este tipo son una mentada de madre (...) No pensamos bajar la guardia ni un minuto; hasta el final, cueste lo que cueste".

Dijo que tras el desistimiento de la empresa Candelaria Minning Group para la explotación de 300 hectáreas en el cerro de La Paila en Alto Lucero, el proyecto El Cobre "está bajando de intensidad" a sus trabajos.

"Se le empiezan a menear los pantalones. El problema no ha terminado pero ya sintió el primer golpe, la fuerza de la mano. En la barrenación también le han bajado de intensidad, como que se les enfrió el almuerzo".

Al presentar su tema Resistencia a la minería tóxica en la costa central veracruzana, precisó que esta primera batalla ganada ha animado a los pobladores de Actopan y desde hace 15 días al menos ocho pueblos más se han sumado a la lucha en contra de las mineras.

"El ánimo no ha decaído y la gente se está animando más, cada día se están agrupando más pueblos. Veracruz no está dormido, está despierto y no necesita de extranjeros que nos vengan a decir cómo vivimos y qué necesitamos. Los veracruzanos somos gente inteligente y que está dispuesto a defender su tierra y su patrimonio".

Dijo que en la comunidad Los Baños la minera Gavilá rentaba una casa y desde el desistimiento de la otra empresa, sus representantes desocuparon la casa porque "sintieron la caña". "Vieron que sí se puede y que de seguir así, las empresas con proyectos de muerte tienen que irse de Veracruz. La mayoría de pobladores no queremos proyectos mineros. Cómo es posible que tengamos gobiernos con conciencias tan podridas y deshonestas porque querer asentar una mina de este tipo es una mentada de madre. Cómo es posible en una tierra tan prodiga querer destruirla".

Por ello, pidió a las autoridades y a los activistas que no los dejen solos ante la lucha porque "son proyectos son amañados, llegaron a nuestros territorios como ladrones, no respetan nada, pero ya empiezan a respetar porque ya sintieron la caña".