Política

Inundan "aleluyas" el Congreso; aprovecha el PAN falta de acuerdos para recibir aplausos

septiembre 29, 2017

"Padres nuestros", "aleluyas" y un sinfín de oraciones fueron más que suficientes para someter al Congreso local a no votar a favor de la despenalización del aborto, y con ello impedir que las mujeres pudieran decidir si desean o no interrumpir un embarazo no deseado.

Diputados del PAN, PRD y PVEM sumaron 24 votos a favor de desechar la propuesta de la diputada de Morena Tanya Carola Viveros Cházaro, quien planteaba despenalizar el aborto e incluir, dentro del catálogo de opciones para interrumpir el embarazo, que las mujeres pudieran decidir hasta la semana número 12 de su concepción si desean o no continuar hasta el término.

Veracruz, considerado históricamente un estado juarista, porque el propio Benito Juárez, quien dio fin a la relación Iglesia-Estado y tuvo como sede de su presidencia esta entidad, presenció este jueves un retroceso, cuando el recinto legislativo, fue algo cercano a una ceremonia religiosa.

Y es que había crucifijos, imágenes de santos, rezos, plegarias y desde luego, como en la Edad Media, amenazas de ex comulgar y de condenar al infierno las almas de aquellos diputados pecadores que avalaran la despenalización del aborto.

Las gradas del Pleno legislativo fueron ocupadas por fervientes creyentes católicos y evangélicos, quienes no cesaban en mostrar su simpatía con "Sí a la vida", condenar el aborto y prohibir que se reprodujera la idea de que las mujeres tienen el derecho a decidir sobre su cuerpo, idea que consideran similar a un anticristo.

Debido a que no estuvieron presentes diputados de Morena, PRI y Juntos por Veracruz en la sesión, por conflictos con el coordinador panista, Sergio Hernández Hernández, los diputados del PAN aprovecharon la sesión pare recoger aplausos y porras cada vez que hablaban en contra de la despenalización del aborto.

Dunyaska García, Tito Delfín y María Gamboa hicieron uso de la tribuna para mostrar su simpatía con el derecho a proteger la vida, pues advertían que era ilegal modificar el Código Penal que abriría la posibilidad a abortar a las mujeres, debido a que va en contra de la Constitución Política de Veracruz, que garantiza el derecho a la vida desde el momento de la concepción.

"La Constitución Política de Veracruz es una norma superior a cualquier otra ley de la entidad", expresaron una y otra vez, pero omitieron que por encima de ella, se encuentra la Constitución Política de México, la cual garantiza a los ciudadanos poder elegir el número de hijos que desean tener.

Sin embargo, no tenían oposición cuando hicieron uso de la tribuna, por lo que aprovecharon para hablar en contra de los diputados del PRI y de Morena por no estar presentes en la sesión, que intentaron justificar que sí era legal.

Ni siquiera los diputados del PRD hicieron uso de la tribuna, y a pesar de que la Ciudad de México es la primera entidad que legalizó la interrupción del embarazo antes de la semana 12 de gestación, se pronunciaron en contra.

Al final, sólo hubo tres diputados que no quisieron avalar la exigencia de la iglesia católica: la diputada perredista Adela Condado y el aliancista Vicente Benítez ; y de manera sorpresiva, en abstención votó el panista Hugo González Saavedra.