Política

Negligentes, autoridades en desaparición forzada; pierden evidencias por tardanza

septiembre 25, 2017

Orizaba, Ver.- Los familiares de víctimas de desaparición forzada viven una doble tragedia, por un lado les duele la desaparición de los suyos y por el otro la burocracia, ineficacia y falta de personal en la Procuraduría General de la República (PGR), especialmente, provoca que los restos humanos hallados en fosas clandestinas, se acumulen con el riesgo de perder toda posibilidad de identificarlos, "hay indolencia oficial en nuestros casos", por lo pronto Aracely Salcedo, activista de esta zona, anuncia la marcha que este martes colectivos realizan en memoria de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

La desaparición forzada en el país además de tener las mismas formas de operación, también es víctima del desinterés oficial de los gobiernos por esclarecer los hechos que dañan a miles de familias en distintos puntos de la república, según señala.

Por ejemplo, reconoce, la desaparición de los 43 estudiantes de la normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, transita por el mismo escenario por el que pasa la mayoría de los cientos casos de desaparición forzada en el país, "en el olvido burocrático que le concede especialmente el gobierno de la República", ¿es igual que el resto de los desaparecidos? Se le cuestiona.

"Claro, no hay avances, no hay voluntad, no hay nada. Es exactamente lo mismo. Hay una simulación y nada de avance".

Pero ante la acumulación de casos como estos, incluso ya se duda que en verdad haya avances en las mismas investigaciones, "porque si las hubiera no tendríamos tantos años sin los nuestros". Esta inacción de la autoridad competente provoca que la desesperación entre las familias de las víctimas de desaparición forzada, vaya creciendo, "hay mucha desesperación y cada día es peor, porque la desesperación o la incertidumbre de no saber de tu hija de no encontrarla te va matando en vida".

Por el trato que los tres órdenes de gobierno le da al tema, lo convierten en muy complejo y cada vez más difíciles, "nosotros, no somos víctimas nosotros somos sobrevivientes de todo esto, las familias que tenemos un familiar desaparecido, tratamos de sobrevivir para seguir adelante y lo estamos haciendo, somos madres y padres buscando a los nuestros".

No obstante situaciones como las que atraviesan los colectivos de familiares de víctimas de desaparecidos, no los desalienta, por el contrario cada vez somos más fuertes ante la adversidades, señala, "siempre adelante en su búsqueda aun cuando hay mucho trámite burocrático, por ejemplo, para revisar los puntos que les denuncian".

"Así es, a los casos le dan muchas largas y con el paso del tiempo no hay nada de avances, mucha evidencia se convierte en irrecuperable por el tiempo. Estas condiciones provocan que se hayan frenado las identificaciones de los hallazgos. Muchos de los casos están estancados, muchos restos sin identidad se han perdido por esa inacción y en alguna parte del país, hay una familia, un padre o una madre que los busca. Lo que vivimos es más discurso que efectividad".

Las pocas investigaciones que se hacen, carecen de personal capacitado para realizarlo, "no hay personal suficiente. En Orizaba, señala, cómo podemos tener tres agentes ministeriales para tantos casos y los que van saliendo además cubren todavía Río Blanco, Ciudad Mendoza y los municipios de la sierra del Pico de Orizaba. La Procuraduría General de la República, se supone es una instancia que tiene más recurso humano para ayudar y policía Federal científica no se da abasto en identificación tampoco".

Por lo pronto este martes, colectivos, activistas sociales y organizaciones no gubernamentales realizan una marcha de conmemoración de los 43 normalistas desaparecidos hace tres años.