Política

La Faena

septiembre 15, 2017

Un reporte de Aristegui Noticias reveló una inquietante estadística sobre la muerte de 24 menores de edad en lo que va del año y que han fallecido al recibir tratamiento en el Centro de Cancerología. Lo preocupante es que pareciera que se sigue administrando el mismo medicamento que originó una oleada de indignación cuando se supo que tales fármacos eran clonados, lo que puso en fuga a un buen número de ex funcionarios del Sector Salud, acusados además de desvío de millonarias cantidades, circunstancia que le sirvió a la perfección al gobierno del emperador Yunes I en su obsesiva fijación por cobrar afrentas recibidas y que extendió dicha investigación hasta el mismo ex gobernador Fidel Herrera… Justamente ese mismo modus operandi con resultados similares en cuanto a que los medicamentos L-Asparaginasa, cuya marca comercial es manejada por Laboratorios Sanfer, revela el reporte, acelera los padecimientos y cuando menos en seis casos se comprobó su efecto nocivo, algo que alertó a un grupo de médicos especialistas del Cecan a revelar lo que está sucediendo con la consigna al reportero Víctor Hugo Arteaga de ese portal de mantenerse en el anonimato por temor a represalias laborales… Las evidencias demuestran que las nuevas autoridades del Sector Salud a cargo de Irán Suárez están cometiendo los mismos pecados del duartismo pero que además estructuralmente está formada por los mismos amigos que operaron financiera y políticamente en el Issste cuando el emperador Yunes I fungió como director general, época en que por cierto se consolidó una red de negocios multimillonarios con la compra de medicinas, equipo médico y subrogación de servicios que le generó una averiguación aún pendiente en la PGR… No se requiere ir muy lejos para hallar que el camino del dinero en el multimillonario manejo de los recursos de la Secretaría de Salud –la dependencia estatal que más ha manejado recursos en lo que va de esta administración– entronca con aquella red de proveedores, distribuidores y dueños de farmaceúticas que en aquella dependencia federal volvieron multimillonario a Yunes I y a algunos de sus operadores financieros que ahora mismo ocupan los cargos de decisión económica en la SS… Por la manera en que el emperador Yunes I suele manejar el dinero público y las relaciones con sus colaboradores, en el que va de la mano la exigencia de absoluta y bovina obediencia al menor de sus designios, es que se entiende cómo se transforman voluntades y personalidades supuestamente irreverentes con el poder en dúctiles y maleables cortesanos a razón de vivir en el régimen del salario del miedo… Basta ver el vergonzante papel del Fiscal Jorge Winckler al servir de poco menos que tapete del señor y así por ese camino se configuró una clase gobernante panista-perredista que por supuesto, llega hasta la misma legislatura donde es penoso admirar el papel de la diputada Marijose Gamboa… Respetable mujer por cierto, pero que en su condición de servidora de la familia real ha perdido el sentido de la lucha en la que se ganó a pulso cuando fue objeto del autoritarismo represivo del gobierno de Javier Duarte al verse envuelta en un lamentable accidente de tránsito… Tanto el aparato de justicia como mediático del duartismo se le fueron encima pero fue rescatada por Yunes I que la postuló para legisladora por el distrito propiedad de la familia real… Sin embargo, Gamboa Torales no ha podido tomar distancia de lo complicado que es servir a un amo como Yunes I y ella misma asumió la defensa de una de las nuevas adquisiciones del panismo, el diputado hoy ex priísta Camerino Basilio Picazo, un cacique históricamente aprovechón de la miseria y pobreza que priva en la sierra del Totonacapan y que fuera señalado como delincuente traficante de madera por el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, en su reciente comparecencia en la Legislatura… No conforme con ello, la presidenta de de la Comisión legislativa para la atención a periodistas ha dado muestras de su vena autoritaria cuando exige disculpas públicas al reportero Jair Garcia sólo porque éste en sus redes sociales ha sido severo crítico de sus incongruencias y veleidades; en ese mismo sentido también demanda una satisfacción porque el periodista interpretó el sentido subyacente de su respuesta en una entrevista en la que pidió, tácitamente, no hablar de las nuevas y gloriosas adquisiciones que le darán aún mayor brillo al notable grupo legislativo del PAN… El caso es que la diputada Gamboa Toral, que por cierto trató de desaparecer la Comisión Estatal de Atención a Periodistas sólo porque no le cumplieron sus caprichitos nominales, seguirá defendiendo la presunción de inocencia de un personaje señalado por su propio gobierno como delincuente, en un arranque propio de su amo.