Municipios

Piden a Semarnat informar de los daños antes de aprobar minería en Alto Lucero

septiembre 14, 2017

Organizaciones defensoras del medio ambiente, estatales y nacionales, piden a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que se celebre una reunión pública de información a las poblaciones que serán afectadas, antes que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) apruebe el Manifiesto de Impacto Ambiental para la explotación de oro, plata, cobre, del proyecto La Paila, ubicado en Alto Lucero y que promueve la empresa minera Candymining.

Las 35 organizaciones firmantes de la petición señalan que el pasado 5 de septiembre, la Semarnat publicó la apertura del proceso de consulta pública del proyecto La Paila, de la empresa minera Caballo Blanco SA de CV, subsidiaria de la canadiense Candelaria Mining, por lo cual, la ciudadanía tiene hasta el 29 de septiembre para presentar sus argumentos.

En razón de los riesgos que representa para la salud, medio ambiente y la protección civil, los habitantes de la región afectada y las organizaciones de la sociedad civil demandan a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) que, con fundamento en el artículo 34 fracción III de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) se celebre una reunión pública de información.

El proyecto La Paila, señalan, es una reducción del proyecto minero Caballo Blanco, con el cual Candelaria Mining pretende explotar oro, plata y cobre. La zona es bioculturalmente significativa, por lo que el proyecto representa una grave amenaza a la vegetación de selva baja caducifolia, en la cual se encuentra gran variedad de especies endémicas como los encinos tropicales y cícadas milenarias, especie protegidas por la Norma Oficial Mexicana 059 de la Semarnat.

Al igual el patrimonio arqueobotánico y la integridad y salud de las personas ya que el área del proyecto se traslapa con el Plan de Emergencia Radiológico de Externo (PERE) de la Central Nuclear Laguna Verde, los ductos de Pemex y la vulnerabilidad ante el cambio climático. Recordemos que en el escenario de incertidumbre climatológica actual, los fenómenos meteorológicos, como tormentas tropicales y huracanes, serán más frecuentes e intensos.

Ante ello, es inadmisible que un proyecto de esta envergadura con los riesgos que presupone no sea discutido de manera amplia, democrática y culturalmente aceptable, sostienen las organizaciones.