Política

Inflación desapareció incremento del poder adquisitivo, dice ONG

septiembre 13, 2017

Orizaba, Ver.- De nada le sirvió a la clase media del país, la ligera recuperación del poder adquisitivo. El incremento de los precios en productos de la canasta básica así como el repunte inflacionario de plano "se lo comió", pues mientras el salario subió un 2.6 por ciento, los precios crecieron hasta el 6.4 por ciento, según revela un estudio de la organización "México como Vamos".

En México, señala esta organización, "hubo un ligero repunte en los salarios, es decir hay más ingresos, pero con el fantasma de la inflación al acecho. Los hogares mexicanos percibieron en 2016 un 2.1 por ciento más en términos reales que dos años antes, según los datos hechos

Pero el aumento de precios registrado en lo que va de 2017 –del 6,44 por ciento hasta julio pasado– amenaza con borrar buena parte de la mejoría en el año pues pese al incremento, el ingreso promedio real sigue estancado en niveles similares a los de 1994, cuando entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), según se constata en su página web: http://www.mexicocomovamos.mx

Otro de los problemas, se señala, "es la desigualdad entre familias y entre regiones –cuanto más al sur, más pobre– sigue siendo la nota predominante en México: los hogares más acaudalados ingresaron el año pasado más de 20 veces más que los más pobres. El hogar promedio mexicano ingresó en 2016 algo más de 46.mil 500 pesos por trimestre (2.650 dólares, sin tener en cuenta la diferencia en el poder adquisitivo entre un país o 517 pesos por día y el gasto corriente promedió, por su parte, 28 mil 140 pesos por familia según los datos recabados en la encuesta realizada a una muestra de 81 mil viviendas de todo el país.

Este crecimiento en la inflación, según se señala, "altamente probable se coma buena parte del aumento en los ingresos familiares, con lo que en términos reales el incremento –si lo hay– será bajo no del todo. En el último trimestre de 2016 la inflación ya empezó a comerse parte del aumento del ingreso".

El trabajo subordinado –por cuenta ajena– es, con diferencia, la principal fuente de ingresos de los hogares mexicanos y supone más de cinco de cada 10 pesos percibidos por cada familia. Las transferencias, desde pensiones por jubilación o indemnizaciones por despido hasta becas o donativos, supusieron por su parte la segunda mayor fuente de ingresos: aproximadamente un 15 por ciento del total.

Los gastos, alimentos, bebidas y tabaco fueron el mayor desembolso de las familias mexicanas en 2016. De cada 10 pesos gastados, 3,5 se fueron en este rubro, por delante de categorías como transporte, dos de cada 10 pesos y educación y ocio, poco más de un peso. En el lado contrario, sólo 27 centavos de peso fueron dedicados a la salud.

El hecho de que los alimentos consumidos dentro del hogar supongan el mayor grupo de gasto es visto por los especialistas como un indicador de pobreza, de tal forma que cuanto mayor es la proporción de la renta que se va en algo tan básico como la comida, mayor es la precariedad de las familias.

Pero, se agrega, "la inequidad sigue siendo la nota predominante en la distribución de los ingresos en México. El norte del país y la capital copan los primeros puestos en lo que a ingreso medio por hogar se refiere. La familia promedio de Nuevo León y uno de los más industrializados y productivos del país ingresó en 2016 casi 87 mil 700 pesos al trimestre, seguida por la Ciudad de México, con 70 mil 800 pesos, Sonora con 58 mil 800 y Baja California con 57 mil 700

En el lado contrario aparecen los tres Estados más pobres de México: Chiapas con un ingreso medio por hogar de 23 mil 300 pesos por trimestre, Guerrero 27 mil 000 y Oaxaca 27 mil 700

No sólo la situación geográfica influye en los ingresos de cada hogar. El tamaño de las localidades en las que viven las familias también es un buen predictor cuando más grandes, mucha mayor ingreso. En los municipios considerados urbanos –de 2 mil 500 habitantes o más–, el ingreso familiar promedio por trimestre fue de más de 52 mil 200 pesos. Esta cifra duplica con creces los poco más de 26 mil 000 pesos trimestrales que ingresan las familias que viven en las localidades rurales de menos de 2.500 habitantes.