Sociedad y Justicia

Pobladores de la cuenca de Jamapa-Cotaxtla, temerosos, ya estaban preparados para la tormenta

septiembre 10, 2017

Cotaxtla, Ver.- El croar de los sapos, miles, al unísono, parecía advertir a los habitantes de la ribera del río Cotaxtla de la crecida del río. El agua se oía corriendo con rapidez, entre las veredas y caminos vecinales, hacia abajo, inundando primero los patios, luego las viviendas.

Los habitantes de la zona decidieron salir, algunos por las recomendaciones de la autoridad, otros temerosos a que volviera a suceder lo de hace siete años, también en septiembre, con el impacto del huracán Karl.

Consuelo Alonso García salió aprisa de su casa, ubicada en la comunidad Esmeralda de Cotaxtla, le costó trabajo llegar hasta la carretera, pues el camino se había convertido en un pequeño brazo del río y la corriente era fuerte.

Cuando se puso a salvo, procedió a llamar por su teléfono móvil al resto de sus vecinos. Se los enlistaba a su hija, uno por uno, preguntando primero por los adultos mayores; a lo lejos observó caminar con trabajo a una de ellas, venía de la zona más inundada, cargando un recipiente grande, lleno de comida y una bolsa con unos tomates y un paquete de espagueti.

"Nosotros ya sabemos y por precaución ya nos salimos, cada creciente sale, y siempre nos salimos, el año pasado igual, salió bajito, pero ahorita no sabemos, porque está lloviendo para arriba", dijo.

Una reparación en la carretera federal Veracruz-Córdoba, entre la comunidad de Mataespino y Cotaxtla, impidió llegar a la cabecera municipal, donde el río alcanzó la altura del puente. Ahí, durante la crecida posterior a Karl se presentó una gran cantidad de personas fallecidas, el golpe de agua les tomó por sorpresa durante la madrugada.

A Amanda Vivián Yescas el agua le invadió su casa, en la comunidad La Capilla del municipio de Cotaxtla. Ni ella ni ninguno de sus vecinos lo vieron venir, simplemente el agua comenzó a fluir por las calles, rápidamente ya estaba en sus patios y antes de que pudieran hacer algo, había entrado a las viviendas.

"Alzábamos y alzábamos, el agua seguía y seguía, pues ya se nos mojó todo, los colchones, cuatro colchones, mi ropero grandote, mis muebles, los ventiladores, mi estufa que le llegó a la mitad el agua, está todo hundido allá adentro", explicó.

Su esposo es un hombre enfermo, ella y sus hijas optaron por colocarlo sentado sobre un lavabo. "Estaba como rey", bromea mientras permanece sentada a unos metros de su vivienda, en la parte alta de la calle donde el agua ya había bajado. Su casa quedó con más de un metro de agua al interior, no hubo gran cosa que poner a salvo.

En Jamapa se negaron a irse

En el municipio de Jamapa el río comenzó a crecer, de forma apresurada, más de 50 centímetros por hora de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Sin embargo, para los habitantes de este municipio y sus comunidades, resulta algo normal durante la época de lluvia, así que le prestaron poca atención.

Para las 19 horas, decenas de personas se concentraban en el puente de la cabecera municipal, que pasa exactamente sobre el río, donde normalmente se observan frondosos árboles, ahora sólo se veían las copas de los más altos, moviéndose rápidamente con el paso del agua.

Algunos tomaban fotografías o videos, otros observaban, simplemente, algunos más –los más jóvenes– estaban divertidos bromeando acerca de la crecida. En las comunidades del Zapotal, Las Puertas y el Rincón el río se desbordó primero, como siempre, sin embargo, la diferencia fue la cantidad de agua que llegó.

La alcaldesa Maribel Díaz Toledo explicó que el río se hallaba a 12 metros con 40 centrímetros, una medida por encima de la escala crítica, sin embargo, el agua no estaba cubriendo ya la carretera como usualmente, debido a la construcción de un muro de contención por la Conagua.

Durante varias horas, la alcaldesa y autoridades estatales y de Protección Civil intentaron convencer a los ciudadanos de esas colonias, de evacuar sus viviendas, pero se negaron. "La preocupación es que una vez que llene la parte baja que son las cunetas, en automático aumenta el nivel y podría pasarse al otro lado de la carretera que sería un caos (...) nos dicen que están acostumbrados y que no pasaría nada", expresó.

La noche cayó y los habitantes de estas zonas se negaron a retirarse, a pesar de que el río dejó de crecer con rapidez, las lluvias en la cuenca de nacimiento del río Jamapa continúaban. En Veracruz, Boca del Río y Medellín se emitió una alerta para determinadas colonias que generalmente se inundan, como Floresta, Flores del Valle, Carranza, Plan de Ayala, Puente Moreno, Arboledas San Ramón, Casa Blanca.

La ciudadanía comenzó a salir, preocupada, a pesar de que todo estaba seco. Muchos no quieren que les pase lo mismo que hace siete años. Otra vez septiembre.

Medellinenses evacuaron solos

Los habitantes de comunidades de Medellín evacuaron solos sus viviendas debido a que el río salió de su cauce. Los vecinos señalaron que ninguna autoridad les avisó de la evacuación por lo que tuvieron que levantar solos sus pertenencias y tomar algunos artículos básicos para salir a la carretera y ponerse a salvo.

Consuelo Alfonso, una de las habitantes, explicó que primero pusieron en la carretera los vehículos pero como la creciente continuó, decidieron salirse ellos y esperarán en la carretera a que pase el temporal.

Dijo que en varias ocasiones les ha tocado tomar esa medida pero temen que se repita la situación de hace siete años, cuando el huracán Karl, que las casas fueron cubiertas por completo.