Sociedad y Justicia

Daños por Katia en región central montañosa, menores a los estimados

septiembre 10, 2017

Orizaba, Ver.- Los daños en la zona centro del estado por las lluvias del huracán Katia no fueron graves como se esperaba y salvo los deslaves en caminos de la sierras del Pico de Orizaba y de Zongolica, así como un ligero incremento en los caudales de los ríos de respuesta rápida, no hubo mayores afectaciones.

La variación de la ruta de impacto de Katia, que llegó al estado la noche del viernes, favoreció a la región Altas Montañas y la sacó del rango de zonas con alto grado de riesgo. Los tres días de contingencia fueron menores a aquellos cuando hay tormentas acompañadas de viento. En esta ocasión no fue así. El fin de semana fue como otro con lluvias normales. El viernes, horas antes del impacto de Katia, se tuvo mediodía de sol con una temperatura que alcanzó los 22 grados y mientras en el norte del estado las lluvias y los vientos eran intensos, en esta zona una ligera pero constante llovizna fue lo más que ocurrió.

La madrugada del sábado el escenario no fue como se pronosticó. Inicialmente se esperaba tormentas con precipitaciones intentas y aunque fue una noche pasada por agua, no se cumplieron los pronósticos, al menos en los municipios de la zona urbana que comprende Ixtaczoquitlán, Orizaba, Río Blanco, Nogales y Ciudad Mendoza. En los municipios de la sierra del Pico de Orizaba, según reportan los alcaldes de Mariano Escobedo y La Perla, lo más que se tuvo son deslaves y encharcamientos en caminos vecinales, pero que no significan mayores problemas. Desde la tarde del viernes pasado y hasta este sábado seguían las labores de limpieza para restablecer el paso vehicular.

En la sierra de Zongolica, salvo la cabecera distrital, el resto de los municipios igual adolece de problemas en los caminos. En la mayoría de ellos, se registraron deslaves que obstaculizan el paso de vehículos y en algunos casos el de animales de carga. La sobrecarga de agua en los cerros y laderas, por el momento, no ocasionaron los deslaves que se temían y si acaso el deslave cerca de una escuela en la comunidad de Ocotzinga en el municipio de Tehuipango y otro en el poblado de Cuautlajapa en Mixtla de Altamirano, son las situaciones más graves que se tenían por el paso de Katia en la zona.

La disminución de los daños, según reconoce el enlace de la Secretaría de Protección Civil, se debe especialmente a que el huracán desvío su trayectoria hacia el norte del estado, "porque inicialmente se preveía que entrara por la zona de Actopan lo que hubiera provocado que los vientos y las lluvias fueran intensas en esta región, lo que al final no ocurrió", dijo Luis Palma Déctor.

Según el monitoreo de los ríos Chiquito, Blanco, Orizaba y Carbonera, aunque sí hubo un incremento en sus caudales, no rebasaron los niveles de probable desbordamiento, aun así se mantiene la inspección para detectar probables crecimientos, por las lluvias que se registran en la sierra del estado de Puebla y que llegan al nacimiento de esos afluentes.

En las carreteras, salvo el daño en la carpeta asfáltica ocurrida en la congregación de Cuatlapan del municipio de Ixtaczoquitlán, igual operan con normalidad. Incluso en las calles de las ciudades que conforman la zona conurbada a Orizaba, no se registraron encharcamientos como en otras ocasiones, sin embargo el monitoreo y la fase de alertamiento se mantendrá hasta que la Secretaría de Protección Civil ordene su levantamiento.