Política

La faena

septiembre 06, 2017

El acuerdo celebrado ayer entre el MC, PAN y PRD deja en principio una serie de interrogantes y elucubraciones morbosas una vez que el llamado Frente Amplio Democrático se apreste a participar en las elecciones del año entrante, en una ruta de colisión evidentemente enfocada en confrontar a Morena... En ese Frente en el que la democracia como apellido es un mero artificio propagandístico confluyen personajes que su propia historia arrincona como los menos democráticos, y en el viaje poco honestos y transparentes, un problema que parece atañe a todas la figuras centrales de la política nacional... El sensible panista Ricardo Anaya a quien se le acusa de aprovecharse de sus relaciones políticas para la adquisición de terrenos a bajísimo costo para convertirlos en lujosos fraccionamientos encabezó una negociación en la que lleva como pares a la perredista Alejandra Barrales, señalada de meterle mano al cajón de las cuotas sindicales en su paso por el gremio de aeromozas y ni se diga del cacique del MC, Dante Delgado, quien pisara la cárcel acusado de peculado y abuso de autoridad en el sexenio de Patricio Chirinos... El dueño del Movimiento Ciudadano que hizo de la democracia un concepto tan particular como ha sido el hecho de usar el escaño senatorial y la dirigencia para rolárselo con Armando Méndez de la Luz cuando le venía en gana, será acaso el que en aras de la "democracia" deba pasar el rato más amargo cuando se vea obligado a venir a apoyar al Baby Yunes en su hipotética campaña gubernamental...Habrá que verle la cara a Delgado Rannauro en el momento que se vea forzado a levantarle la mano al Junior de quien fuera durísimo brazo ejecutor en el chirinato, pues como se recordará, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares fue el secretario de Gobierno priísta que gozoso lo alojó en Pacho durante casi un año acusado de la desaparición de unos 450 mdp junto con Porfirio Serrano y el dueño de Contino, Gerardo Poo Ulibarri... Aunque esto último no pareció afectar al cachorro del empresario porteño, Ramón Poo Gil, quien en su obnubilada idea de la política olvidó el agravio que su padre recibió del justiciero de Soledad de Doblado... No ha sido gratuito el acercamiento del saliente alcalde porteño con el emperador Yunes toda vez que existe la bien fundamentada sospecha que el opaco Ramón se benefició con la liquidación del antiguo SAS porteño a fin de entregar la concesión del servicio de agua y saneamiento en parte sustantiva de la connurbación de Veracruz a la trasnacional Aguas de Barcelona y a la vilipendiada Oldebretch... Dante por fin se despojó de la máscara liberal y progresista con la que había intentado negociar que la próxima candidatura al gobierno de Jalisco, por cuenta del alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez fuera abanderada por la franquicia morenista a cambio de "apoyar" en Veracruz al representante de Morena. Como su estrategia de negociación fracasó rotundamente pues, como se sabe, el cordobés es un duro negociador que siempre saca ventaja, no le quedó más que recular e irse a acomodar en la alianza PAN-PRD... El caso es que el FAD tendrá en Veracruz características tan especiales matizadas por la historia personal del emperador Yunes en su relación con la clase política veracruzana a la que conoce desde sus primeros pasos en el gobierno de Rafael Hernández Ochoa... En este escenario del FAD y ante el casi seguro hecho de que José Yunes sea el candidato del PRI a la gubernatura, el Baby Miguel Ángel Yunes Márquez vaya por el PAN y en un seguro berrinche de Héctor Yunes Landa, éste decida renunciar al tricolor para buscar nuevamente una postulación, ahora por el partido de su compadre Dante Delgado, todos los esfuezos que en su momento hizo Fidel Herrera para bloquear a cualquier costo la llegada de un Yunes al gobierno del estado sólo pondría en fila un inédito hecho de que tres políticos veracruzanos con el mismo apellido se vean las caras en las boletas buscando el mismo objetivo... Unos cinco meses antes, el diputado priísta Carlos Morales, había alertado sobre la intención del gobierno estatal de continuar con su estrategia de "ahorro" del gasto público bajo dos premisas: mayor endeudamiento y reducción de la plantilla laboral estatal. La respuesta del gobierno yunista fue que era una mentira y que no existía ninguna de esas dos intenciones en el plan gubernamental... Pues como vimos, y se ha hecho una constante que sus propios funcionarios contradicen al emperador Yunes cuando ocasionalmente realizan alguna declaración, el propio secretario de Finanzas dijo que el gobierno habrá de reducir la planta de trabajadores mientras que en días pasados se dio a conocer otro novedoso esquema de endeudamiento –parecido al ideado por Javier Duarte al bursatilizar las participaciones federales– al cual ven algunos bancos como un negocio jugoso pues se pretende reestructurar unos 38 mil millones de pesos de los 46 mil reconocidos como deuda pública... Naturalmente y de la misma forma que Duarte lo hacía, Yunes dice que por el contrario, no se trata de mayor endeudamiento sino que se busca bajar las tasas de interés.