Política

Lleva 3 mil anomalías informe del último año de Duarte, que remitirá Orfis a FGE

septiembre 06, 2017

Con 95 por ciento del informe del último año de la administración de Javier Duarte de Ochoa, el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) lleva contabilizadas más de 3 mil observaciones, mencionó el auditor general, Antonio Portilla Vázquez.

Indicó que así como lo ha hecho con la cuenta pública del año 2015, en el caso de la cuenta 2016 si encuentran hechos que posiblemente constituyan un delito, también serán denunciados ante la Fiscalía General del Estado (FGE), instancia que determinará a los responsables.

Detalló que será el próximo 13 de octubre cuando el Orfis entregue al Congreso del Estado, a través de la Comisión Permanente de Vigilancia, el Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2016 y que hasta el momento tiene contabilizadas más de 3 mil observaciones.

Antonio Portilla precisó que las observaciones son administrativas y técnicas y añadió que el informe de resultados contendrá los entes estatales y municipales que solventaron los pliegos de observaciones y aquellos que no solventaron y que presumen un daño patrimonial.

Al cuestionarle si la cuenta pública 2016 tendrá un mayor daño patrimonial que la de 2015, dijo que hay que esperar a que se entregue el informe de resultados. "Vamos a esperar a que entreguemos el informe y que lo conozcan las diputadas y los diputados; posteriormente, atenderé las dudas que tengan", añadió.

Manifestó que hasta finales de este mes se recibirán las solventaciones de las dependencias estatales y de los órganos autónomos que resultaron con observaciones. Mientras tanto, ya se están integrando los informes de resultados de los 212 ayuntamientos y de las 14 entidades paramunicipales.

Respecto del avance de las investigaciones ministeriales derivadas de las denuncias presentadas por daño patrimonial en la cuenta pública 2015, manifestó que se trabaja de manera coordinada con la Fiscalía y dijo estar seguro de que los resultados estarán en su momento.

FISM, para combatir pobreza

Cuestionado respecto a que fue ilegal haber autorizado a los ayuntamientos que utilicen recursos del Fondo de Infraestructura Social Municipal del presente año, para pagar las obras del año pasado, el auditor general del Orfis, Antonio Portilla explicó que los cabildos no caerán en un delito, siempre y cuando las obras que se hagan sean para combatir la pobreza.

Por ello, enfatizó que no se violentó el marco legal al avalar que el Congreso del Estado autorizara a los ayuntamientos disponer de recursos del FISM del 2017, para concluir obras de 2016 que quedaron pendientes.

Precisó que para disponer de esos recursos se tienen que cubrir tres requisitos y su aplicación será auditada, por lo que es responsabilidad de los ayuntamientos si los destinan para otros fines.

Luego de que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) federal argumentara que esa autorización fue irregular y que el Congreso del Estado saliera al paso diciendo que se pidió una opinión al Orfis, y que el ente fiscalizador dio el visto bueno, el auditor expuso que no se cometió ninguna irregularidad, toda vez que los recursos del FISM son para combatir la pobreza extrema y el rezago social.