Política

Joven asesinado era alumno de excelencia en la UV: compañeros

septiembre 05, 2017

Augusto Zavaleta Salas era reservado, sabía que era lo que quería: ser un gran ingeniero químico y en sus cuatro semestres cursados en la Universidad Veracruzana (UV) destacó por sus calificaciones arriba de 9. Él fue a quien dos criminales le quitaron la vida justo cuando llegaba a la papelería en donde trabajaba los fines de semana, "él no debió morir así, él no debió morir".

Sus compañeros de ingeniería química de la UV lanzaron una oración y una exigencia de justicia en la explanada de la facultad, en donde se colocó un pequeño altar con unas veladoras e imágenes religiosas. Allí, la mayor parte vestidos de blanco, guardaron un minuto de silencio y exclamaron "no más violencia".

José Luis Limón Farfán su amigo, con quien conjuntamente cursó en los cuatro semestres y en lo que iba del quinto semestre todas las experiencias educativas, pidió que el gobernador no se deslinde de sus responsabilidades, "no todo tiene que ver con delincuentes, también nos estamos viendo afectadas personas inocentes, estudiantes que trabajan honradamente, le exigimos que los agresores no queden libres y que no diga que Augusto era un delincuente o que se lo merecía".

También narró cómo era su amigo: "aparte de querer ser un ingeniero, Augusto compartía que le gustaba el baile, le gustaba imitar a Michael Jackson. Siempre se le veía copiando sus pasos de baile". Lo que no quiere decir que era un estudiante muy bromista, sino que era reservado con las cuestiones personales, eso sólo se lo comentaba a sus amigos.

Augusto empezó a obtener las notas laudatorias a partir del segundo semestre y llevaba tres periodos así, dijeron sus compañeros, y después fue corroborado por sus profesores, y algo que les llamaba la atención es que siempre tenía colores y pinturas, porque le gustaba dibujar y pintar, hacer cuadros.

Augusto era originario de la comunidad de Mafafas, del municipio de Tepetlán, allí estudió en la telesecundaria, uno de sus maestros al ver la situación económica siempre le apoyó para que pudiera continuar sus estudios universitarios, pues en su casa no había recursos económicos para ello.

Al sitio llegó la rectora, Sara Ladrón de Guevara, para expresar que exigirá justicia y como todos los días 5 de cada mes se emite un boletín condenando los hechos en donde fueron golpeados estudiantes de Humanidades el 5 de junio de 2015, así seguirá exigiendo justicia; y ahora que hay dos detenidos del crimen del estudiante de la Facultad de Ingeniería, pedirá que se continúe que se lleve un proceso conforme a derecho.