Política

La faena

agosto 29, 2017

Mientras que Veracruz se desangra en medio de la cruenta ola de violencia que según las palabras del emperador Miguel Ángel Yunes Linares no debe preocupar a la "gente de bien" porque los muertos los ponen los "malosos" –que le digan eso a los cinco menores de edad asesinados en este gobierno junto con sus padres según da cuenta la nota del lunes de Norma Trujillo– la alternancia veracruzana va a la deriva reproduciendo las mismas prácticas del duartismo que en su momento capitalizaron políticamente a la alianza PAN-PRD... La mentira y la opacidad para salirse con la suya, vieja práctica de la clase política veracruzana, tiene en la gestión yunista la misma ruta que catapultó a la fama internacional al huelguista de hambre. A diferencia del emperador Yunes, con todo y su enorme ambición y falta de empatía social, a Javier Duarte no se le ocurrió nunca dejar a su esposa como candidata, aunque sí empujó a algunas de sus novias a puestos de elección popular y lo único que los está diferenciando es que el de Soledad de Doblado está trastocando a fondo la vida institucional del PAN, del PRD y del Estado mismo en su encanijado afán de heredarle a su vástago, Miguel Ángel jr., la apetecible silla de gobernador... Duarte no podría hacerlo por la edad de sus hijos, aunque el efecto de su pantagruélica apetencia por el dinero modificó sustantivamente la vida institucional de su partido y comprometió generacionalmente el bienestar de cientos de miles de familias... Pero el emperador Yunes sí, y para ello bastan dos muestras significativas que los veracruzanos debieran tomar en cuenta para calificar su labor. La primera es la extraña inversión de más de 17 millones de pesos del presupuesto de la Sedesol estatal para la renta de camionetas a una empresa dedicada a la venta de equipos de cómputo al menudeo asentada en la Ciudad de México... Con la firma de la titular del ramo, Indira Rosales San Román, en cuya hoja de servicios se autocalifica como alguien con gran experiencia en la gestión de programas asistenciales y cuyo doctorado lo obtuvo en el municipio de Boca del Río, la dependencia encargada de combatir la pobreza y la marginación alquiló en asignación directa 283 camionetas durante los meses de marzo, abril, junio y julio por un total de 17 millones 386 mil 490 pesos, es decir, por cada unidad se pagó un monto de 61 mil 500 pesos, según la información del reportero Jair García... A ver, ¿para qué se destinaría tal cantidad de vehículos? ¿Para llevar despensas u otra clase de ayudas a los cuatro millones de veracruzanos que sobreviven en la pobreza extrema y para lo cual la Sedesol tiene el tercer presupuesto más grande del estado?.. Peor aún, en ese escenario, ¿por qué no se contrató a empresas veracruzanas y se les asignó de manera directa a una firma defeña? ¿qué compromisos tiene el emperador Yunes en el DF, o con quien sea? ya que lo mismo hace con las necesidades de la Secretaría de Seguridad Pública y ni se diga con las compras y pagos de servicios multimillonarios que realiza la Secretaría de Salud... Difícilmente las camionetas serían utilizadas para ello, en cambio, qué tal para armar su padrón de beneficiarios, esos que son oro molido, como diría el poco presentable Salvador Manzur, identificar a los priístas y militantes de otros partidos para sustituirlos con sus operadores electorales, como ya lo realiza en las oficinas de Hacienda del Estado donde puso en práctica una agresiva remoción de jefes de oficina municipales para sustituirlos por "su gente", toda de probada filiación panista, futuros mapaches azules que dejarán la piel en el camino para llevar al cachorro del emperador a la gubernatura... Dos: La contratación de una línea de crédito por 4 mil 300 millones de pesos en diciembre, dizque para enfrentar los compromisos de fin de año y que en los siete meses de su administración, el emperador Yunes se ha encargado de insistir en que no se trata de mayor deuda sino de una reestructuración, un argumento tan frágil como sus incumplidas promesas de campaña que ya veremos recicladas el año entrante por el junior... Precisamente, en la zona norte del estado, donde el cacique Joaquín "El Chapo" Guzmán de Tantoyuca trabaja ya en la precampaña del junior, el priísta Patricio Chirinos del Ángel –candidato natural a una diputación federal– trata de encarar un costoso aparato electoral panista que se extiende hasta Pánuco por medio del excontralor duartista, Ricardo García Guzmán... A diferencia de Chirinos que se compromete a fondo en promocionar la imagen del alicaído tricolor, los legisladores federales de su partido no sólo en el norte sino en todo el estado, andan con mucho tiento, cuidando sus intereses, con temor a confrontarse con el emperador Yunes y buscando sobrevivir en un momento en que deben comprometerse a fondo; a menos que ya hayan pactado con los Yunes azules para evitar la filosa aunque torpe persecución de la Fiscalía estatal.