Política

En el decenso a la abyección

agosto 29, 2017

La vida de los migrantes mexicanos –y los centroamericanos de paso por México– es harto peligrosa y precaria. Lo ha sido siempre pero, en la última década, los costos del modelo mundial impuesto en los años 80 la ha empeorado. Explican en parte los grandes movimientos migrantes recientes. La multiplicación de estados fallidos, la violencia, la paralización económica, expulsores de población y la vocación, testaferro en su compulsión por lo servil del gobierno mexicano, hicieron que un conocido del yerno de Trump fuera nombrado aprendiz de canciller.

Tal es la condición de indefensión en la que se encuentra el país frente a Estados Unidos en el gobierno de Peña Nieto. Esto, por recordar la absurda recepción que dio el gobierno mexicano a uno de los candidatos en la contienda presidencial norteamericana, Trump.

El gobierno mexicano es reactivo porque no tiene ni poca idea de cómo aproximarse al gobierno norteamericano, y porque tampoco quiere perder más cara exhibiendo su sumisión, por decir lo menos.

Esto tiene enormes consecuencias en la vida de miles de migrantes centroamericanos que escapan de sus infiernos. Así, el Instituto Nacional de Migración tiene carta abierta para la persecución, intercepción, extorsión y expulsión de centroamericanos en tránsito.

México dedica mucho tiempo a problemas para tratar de atemperar y "suavizar" los discursos de Trump en materia del muro, y pasa problemas para satisfacer las demandas norteamericanas de endurecimiento en el campo contra todo tipo de migrantes, especialmente centroamericanos y mexicanos.

Así, con relativa discreción instruye reforzar patrullajes y persecución contra migrantes de Centroamérica. Y el gobierno lo acata y cumple porque no tiene idea, mucho menos una estrategia, para defender a los mexicanos que ya están en los Estados Unidos. El canciller cacarea frente a las cadenas noticiosas americanas que "atemperó" un discurso de Trump sobre el muro y luego reclama que lo expuesto por la prensa es fake news en un involuntario pero sincero desliz del síndrome de Estocolmo.

Mientras eso sucede, habitantes en Tierra Blanca se quejan de que el INM ha desatado una cacería atrabiliaria de migrantes que, en su obcecación persecutoria, entran a los cultivos en camionetas destrozándolos. En efecto, el gobierno mexicano ha desatado, por instrucciones del gobierno estadunidense, una guerra irregular contra los centroamericanos en territorio nacional.