Sociedad y Justicia

Con déficit cierra Ladrón de Guevara gestión; no conviene reelección: ROC

agosto 17, 2017

Orizaba, Ver.- Sin finanzas fuertes y con un deterioro académico importante es como cierra la administración de la rectora Sara Ladrón de Guevara en la Universidad Veracruzana. Una continuidad, sólo arraigará los costos de poder además que las actuales autoridades universitarias, "ya dieron lo que tenían que dar", señala la doctora Rocío Ojeda Callado, aspirante al mismo cargo.

Me parece que es una afirmación demasiado alegre, dice, porque si hacemos un análisis nos encontramos con la deuda de dos mil 400 millones de pesos y entonces hay que destacar que cuando esta administración llega, ya existía un adeudo de 800 millones de pesos y no sabemos por qué no se informó de ese adeudo, pero sí se utilizó en tiempos políticos como fue hace poco más de un año, cuando nos llevaron protestar a las calles, pero la actual rectora nunca nos dijo que el adeudo ya estaba desde mucho tiempo antes".

Al terminar este periodo, "(la actual rectora) cómo puede afirmar que hay finanzas sanas si en lugar de 80 millones deuda hay un adeudo de dos mil 400 millones de pesos"; por otro lado la Universidad Veracruzana, señala, ha perdido prestigio académico, "lamentablemente no hemos crecido. Nuestro prestigio se ha deteriorado por muchas razones aunque la falta de presupuesto es el principal argumento que utiliza la actual administración para justificar estos hechos".

A la actual administración le faltó creatividad para generar recursos económicos, "no se trata de privatizar la educación superior, por el contrario tenemos que evitar las quejas permanentes por el desfalco a la Universidad Veracruzana y justificar que dependemos exclusivamente de ese presupuesto. Eso debe acabarse. Los tiempos actuales nos exigen un cambio. Ya no podemos estar siempre dependiendo de una asignación presupuestal, hay otros factores que podemos trabajar".

En este momento, "los académicos y los investigadores de la Universidad Veracruzana, no tienen los elementos para que realicen actividades inherentes al mismo campo de trabajo. A los dos los limitaron a dar clase y a realizar una parte de la investigación académica, pero no da más porque existe decepción, apatía, generada por lo que vemos en la actual administración".

Una eventual continuidad de la actual rectora, no es conveniente, "siempre he sostenido que no debe existir una reelección porque se generan costos de poder que después ya no se quieren abandonar. La actual administración ya dio lo que tenía que dar, no podemos hablar de consolidar. Ya hubo tiempo suficiente, ahora hay que generar un cambio y esto le corresponde a la Junta de Gobierno que debió haber escuchado todas las quejas de la comunidad universitaria.