Política

Instan a rescatar a UPAV; la educación beneficiaría ante la inseguridad: académicos

agosto 17, 2017

Frente a la fase terminal en que parece encontrarse la UPAV, pues desde el inicio del gobierno de Miguel Ángel Yunes la matrícula ha disminuído a una tercera parte de su original, la Asociación Académica y Docente de la Universidad Popular Autónoma Veracruzana, llama a las autoridades a rescatar el segundo proyecto educativo que se estableció en Veracruz en los últimos 200 años y que la falta de visión, compromiso y afán de desacreditarlo podría llevar a su desaparición

Lenin Torres Antonio y Francisco Lenin Lara Grajales, presidente y secretario general de la agrupación, reiteraron la urgencia de inversión en educación no sólo como obligación del estado sino como forma para acabar con la degradación de la sociedad que ha llevado al país y a la entidad a niveles de violencia e inseguridad históricos,

El hecho de que se haya privilegiado invertir en seguridad sobre la educación ha afectado "terriblemente" a Veracruz y parece que a las autoridades les pasa desapercibido que la manera de generar una sociedad menos violenta y con mayor civilidad es la enseñanza, tal y como se realiza en países desarrollados y por eso es que las mejores universidades del mundo se encuentran en esas naciones.

–¿La reducción de la matrícula puede poner a la UPAV en fase terminal?

–En 200 años sólo hay dos nuevas instituciones, la UV que se agotó por su modelo educativo que no llevaba la educación hacia los pueblos y la UPAV que por su naturaleza permitió esa expectativa para miles de veracruzanos que vieron cerca una oferta de educación superior. En Veracruz hay 5 millones de pobladores sin educación superior, tienen algo de primaria secundaria y bachillerato inconcluso. Es el 70 por ciento de los veraruzanos, de ahí la importancia de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, sin embargo, la respuesta institucional del actual gobierno es la mediocridad y el desinterés.

Recordaron que la UPAV llegó a tener 70 mil alumnos cubriendo los 212 municipios con una atractiva oferta educativa, pero cuando llegó la actual administración gubernamental de inmediato se redujo a 30 mil; ahora hay 28 mil y suponen que al inicio del cuatrimestre en septiembre seguirá bajando aún más pues los propios maestros han reportado que en los anteriores grupos conformados por 20 alumnos ahora hay siete o menos

–¿Lo que sucede es por falta de voluntad para que sobreviva o perciben alguna intención política en esa embestida?

–Hay falta de visión y compromiso. No analizaron ni evaluaron resultados a pesar de la fragilidad que le ven al modelo hay muchos resultados. Simplemente no se analizaron resultados y plantear lo que tiene que venir. El modelo se basa en una universidad para todos que crezcan personalmente. La gestión actual no valoró las bondades del modelo, dssecharon el crecimiento exponencial de una institución con presencia en todo el estado. Es el momento para que el gobernador voltee a ver a los académicos y a la universidad aprovechando la inminencia del cambio de rector, entienda sus potencialidades independientemente de cuestiones políticas.

–¿La renuncia de Maribel Sánchez Lara a la rectoría se inscribe en el enfoque político que le dio este gobierno a la UPAV al verla como parte de un pasado que se desea desarraigar del estado?

–Se pretende desacreditar. Desde su llegada privó la opacidad y la negativa a entablar diálogo. Pretendía compactar las sedes, pero lo pudimos parar dado que iba en sentido contrario a la naturaleza del proyecto que pretende distribuir el conocimiento hasta las regiones más apartadas donde las condiciones económicas son difíciles.

Los dirigentes de la Asociación consideran que con el cambio de rector se da la oportunidad para democratizar el proceso y que la institución sea autónoma en verdad para alejarla de la burocracia del poder. Para ello hace falta reformar la ley 76 de la UPAV y caminar sobre una autonomía real, que la Junta de Gobierno no este formada mayoritariamente por funcionarios gubernamentales pero sobre todo considerar que "toda universidad debe ser plural, no estar supeditada a los humores de la política y debe ser democrática en sus decisiones. Cuando el gobernador nombra a Maribel fue el hecho más evidente de dicha visión pues para empezar no proviene de la UPAV y sobre todo desconoce el modelo educativo".

Solicitan que en este proceso el gobernador abra democráticamente la elección, genere una terna de aspirantes que salgan de la propia institución, que tengan proyecto, comunidad y conocientto del modelo educativo es fundamental porque ese fue el error al nombrar a alguien que no tiene idea del proyecto vasconcelista de llevar la educación a los pueblos.

Insistieron que no se trata de un asunto político, es una cuestión académica y en caso de que el estado persista en su idea de desacreditar a la institución propondrán una iniciativa popular para que ley de la UPAV sea reformada por medio de su democratización.