Política

16 duartistas de alto nivel participaron en la licuadora que financiaba caprichos de JDO

agosto 14, 2017

La cuenta concentradora, conocida como la licuadora, a nombre del gobierno del estado Veracruz fue aperturada en enero de 2011 por los entonces secretario de Finanzas y Planeación Tomás Ruiz González; el subsecretario de Administración y Finanzas Édgar Spinoso Carrera; y el tesorero y actual diputado local Vicente Benítez González, con el fin de ganar rendimientos financieros de forma indebida.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) esa cuenta bancaria fue utilizada para sacar fondos públicos para la compra de todas las residencias, terrenos, joyas, lanchas y vehículos que ordenó Javier Duarte de Ochoa para su familia y sus amantes.

Desde el 1º de enero de 2011 y hasta el 11 de octubre de 2016 en que fue cancelada, un total de 16 funcionarios de la Sefiplan tuvieron conocimiento del desvío de recursos que se hacía de la misma, además de la autorización para disponer de los fondos que ahí iban concentrando.

Conforme a la información oficial de la Sefiplan, la cuenta a nombre del gobierno del estado de Veracruz era de tipo concentrador (ajena a la normatividad) y fue aperturada por dichos funcionarios en enero de 2011 en BBVA Bancomer con el número 0190727164.

Además de los tres que aperturaron la licuadora, los demás ex funcionarios duartistas que tuvieron acceso a través de una firma de autorización fueron todos los extitulares de la Sefiplan: Salvador Manzur Díaz, Carlos Aguirre Morales, Fernando Charleston Hernández, Mauricio Audirac Murillo y Antonio Gómez Pelegrín.

También resaltan los exsubsecretarios de Administración y Finanzas y actual diputado local Juan Manuel del Castillo y Gabriel Deantes Ramos; y el extesorero y actual diputado federal Tarek Abdalá Saad.

El resto de los funcionarios duartistas con firma de autorización para hacer uso de los recursos fueron: José Francisco Díaz Valenzuela, Carolina Estrada Acosta, Carlos Hernández Martínez, Arnulfo Otavio García Fragoso y Juan Manuel Moreno Torres.

Debido a que en la Sefiplan hubo seis titulares durante el duartismo y varios cambios en la Tesorería, constantemente se modificó la autorización de los funcionarios que podían disponer de los fondos de la licuadora. Sin embargo, algunos todavía pudieron hacer uso de esa cuenta, aun cuando ya habían dejado el cargo, prueba de ello es el extesorero Vicente Benítez, quien presentara su renuncia el 30 de enero de 2012 pero siguió disponiendo de los fondos hasta el 6 de febrero, es decir una semana más.

Tomás Ruiz fue el principal responsable de esa cuenta bancaria en el periodo del 1° de enero de 2011 al 12 de marzo de 2013. Después fue el turno de Salvador Manzur del 12 marzo al 4 de mayo de 2013, pues fue cesado al ser expuesto en videos donde se hablaba de desviar fondos a favor de las campañas del PRI.

El tercer titular de la Sefiplan, como encargado de despacho fue Carlos Aguirre Morales, quien estuvo al frente de la cuenta concentradora del 4 de mayo al 12 de agosto de 2013. Luego fue el turno de Fernando Charleston Hernández, quien manejó la licuadora del 12 de agosto de 2013 al 21 de julio de 2014.

Mauricio Audirac Murillo tomó el control de la cuenta concentradora del 21 de julio de 2014 al 17 de marzo de 2015. El último en tener el manejo de dicha cuenta bancaria y ser el responsable de cancelarla fue Antonio Gómez Pelegrín, desde el 17 de marzo de 2015 hasta el 22 de septiembre de 2016, para finalmente ser cerrada el 11 de octubre del mismo año.

En dichos periodos resalta también la participación de Tarek Abdalá como tesorero; así como Édgar Spinoso, Gabriel Deantes y Juan Manuel del Castillo como subsecretarios de Administración y Finanzas.

Era la cuenta personal de Duarte

Dentro de la audiencia de vinculación a proceso contra el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, el titular de la Subprocuraduría Especializada, Israel Lira Salas, detalló que de la cuenta a nombre del gobierno del estado de Veracruz aperturada en BBVA Bancomer con el número 0190727164 era de donde se hacían los pagos a las empresas fantasmas o a proveedores locales, que posteriormente remitían a las fantasmas, para finalmente disponer los fondos para todos los bienes del exmandatario estatal.

En dicha audiencia se explicó que a la cuenta concentradora se remitían los fondos que llegaban de manera directa a cada dependencia estatal y que posteriormente, por instrucciones del gobernador, a través de sus funcionarios de la Sefiplan pedían todo el dinero para obtener rendimientos, que nunca regresaban a las cuentas originales.

Ya en la cuenta concentradora, se licuaban todos los recursos y tanto se disponían para el gasto del gobierno estatal, pero también para pagar por obras y servicios nunca prestados a las empresas fachadas.

Una vez que el dinero salía de la cuenta concentradora con la autorización de los funcionarios de la Sefiplan y llegaba a las empresas fantasma, Javier Duarte disponía de recursos para operaciones como la compra de departamentos en Boca del Río, Ciudad de México e Ixtapa-Zihuatanejo, además de las mansiones en Miami, Woodlands, Valle de Bravo y Río Blanco.

También con esos recursos extraídos de la cuenta concentradora se pagaron casas para las amantes del exgobernador, de las cuales la PGR sólo nombró a Xóchilt Tress, pero siempre habló en plural, al referirse a que había más de una novia.