Política

La faena

agosto 14, 2017

Mientras que en el ámbito nacional el PRI parece mostrar una genuina preocupación por cuando menos darle una mano de barniz a la apertura y readaptarse a las complejas circunstancias que enfrentará el año entrante, en Veracruz prevalecen las viejas formas y pareciera que en el priísmo veracruzano sigue mandando Javier Duarte y el Ramón Corral Verdugo de los tiempos modernos, Héctor Yunes Landa... De otro modo no se explica la lista de delegados que envió a la asamblea nacional el presidente del CDE tricolor, Renato Alarcón, en la que la densa y pesada sombra del duartismo junto con la disminuida capacidad del senador que se empecina en seguirse presentando como la alternativa para el 2018 y como una especie de gobernador en resistencia detrás de la huella del primo lastiman severamente la posibilidad que pueda tener el casi seguro representante tricolor, el también senador Jose Yunes Zorrilla... En Veracruz no entendieron el mensaje que envió Peña Nieto a sus correligionarios: la unidad como propósito e idea central para tener posibilidades de competir frente a la creciente presencia de Morena y al aparato gubernamental estatal que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares pondrá al servicio de su cachorro de Boca del Río... Aunque en el caso del panista de Soledad de Doblado no parece importarle la tradición republicana de lo impropio y poco ético que es heredarle el poder al hijo, algo que el tricolor cuidó, porque con todo y que sin candados parece encaminarse a postular un candidato a modo del gran capital y con importantes relaciones con las cúpulas del dinero como es el caso de José Antonio Meade, al mismo tiempo deja fuera al hijo del ex presidente Miguel de la Madrid, Enrique de la Madrid Cordero, quien en otras circunstancias no sería mal candidato en la lógica del priísmo... Freno a los chapulines, el llamado al gobierno de coalición que propuso Manlio Fabio Beltrones con dedicatoria especial que se reiteró en el discurso de Peña Nieto cuando sin mencionar a Morena y a los coyunturalmente aliados PAN-PRD, delineó que el Revolucionario Institucional "tiene visión de futuro y da resultados, otro partido prefiere regresar al pasado al apostarle al caudillismo y a la división; uno más por su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno, disimula su impericia con estridencias e incongruencias y un tercero abandona sus ideales y negocia posiciones antes que defender convicciones"... Una asamblea dominical la de ayer en la que el momento Meade también definió en la entidad el momento de Pepe Yunes, algo que los duartistas y hectoristas no han comprendido a cabalidad, pese la clara señal que Peña Nieto envió al descerrojar al PRI. Pero una cosa es arreglar los asuntos domésticos y otra la elección real en la que se verá el posible daño que hagan en el solar jarocho a su partido los emisarios del pasado... Con esto prácticamente quedarían desde ahora definidas las candidaturas al gobierno estatal, con Cuitláhuac García por Morena, José Yunes por el PRI y aliados, y Miguel Ángel Yunes Márquez por el momento sólo PAN, en tanto el PRD decida si por supervivencia local sigue en alianza con el blanquiazul en tanto tomen la resolución de irse con una candidatura propia a la Presidencia de la República lo que sin dudas afectaría la posibilidad de volver a plantear una alianza como el año anterior. Falta también saber si el MC de Dante Delgado participará, como es su costumbre, "alambreando" y sobre todo el tamaño y la fortaleza que puedan alcanzar las candidaturas ciudadanas. Por cierto, ya se empieza a prefigurar a Juan Bueno Torio con la posibilidad de que nuevamente aparezca como una posible opción apartidista.