Economía

Crisis inflacionaria y baja inversión en el país impiden cambiar la estadística de desempleo

julio 27, 2017

Orizaba, Ver.- La creciente en la tasa inflacionaria así como la baja inversión tanto pública como privada, son los factores por los cuales el país no podrá detener la estadísticas en desempleo. Se prevé que a finales del año haya un despunte en el despido de personal pero a la vez haya un crecimiento del subempleo, considera Jorge González Rojas, dirigente del Frente Unificador de Trabajadores Urbanos y Rurales de Orizaba (Futuro).

El problema del desempleo es bastante grave, según señala, en la zona centro del estado y en todo el país no hay fuentes importantes de empleo que capten la mano de obra que ha sido desplazada de otros lugares laborales; aunque las cifras del IMSS, indican que hay un crecimiento en la materia, "lo cierto es que se trata de empleos que son temporales que no reflejan la realidad del país. Son fuentes de trabajo que están sólo unos meses".

Los factores son diversos y sobre todo se reflejan por los económicos y políticos. Pero los casos de impunidad y corrupción son los que más ahuyentan la inversión. "Hay datos que indican que los mismos empresarios han tenido que pagar sobornos para poder obtener facilidades en la instalación de nuevas fuentes de empleo. Esas son condiciones que deben ser valoradas".

Por eso los empresarios no quieren invertir, saben que deben de pagar sobornos o mordidas para generar nuevas fuentes de empleo y esas son condiciones que provocan el desinterés por crear nuevas fuentes de empleo. "Obvio los más afectados son aquellos que han sido desplazados de otras fuentes de trabajo o bien los que apenas salen de las escuelas, muchos de ellos tienen dos opciones: o emigran o de plano se dedican al subempleo.

"La mayoría de ellos –agrega– prefieren subemplearse que irse, algunos de ellos por edad o por otra razones sobre todo de familia. El escenario para fin de año se ve muy desagradable, porque las empresas tendrán que reajustar sus plantillas laborales si es que quieren subsistir en un mercado que cada vez es más difícil y que empieza a provocar el colapso de las mismas empresas.

"El inicio de 2018 será muy incierto, se habla de que se verán reflejadas los resultados de las reformas estructurales, pero creo que serán benéficas para los ricos mientras que para los pobres se traducirán en más problemas de crecimiento y estabilidad financiera".