Municipios

Al legalizar la tortura de animales se fomenta violencia en Veracruz: ONG

julio 27, 2017

Veracruz era el único estado del país con una Ley de Protección de Animales de avanzada, pero eso duró apenas nueve meses, porque con 25 votos a favor los diputados locales reformaron dos artículos y derogaron otros para permitir nuevamente las peleas de gallos, las vaquilladas, los embalses de toros y la capea de toros (suelta de toros en la vía pública).

La postura de los legisladores que apoyaron una iniciativa impulsada por el diputado panista Daniel Olmos, es una traición al pueblo de Veracruz con un solo objetivo: privilegiar los intereses de un sector donde se generan grandes cantidades de recursos, advierten activistas.

A su consideración en la decisión de reformar la ley donde se prohibían estos espectáculos y que apenas fue votada en noviembre del año pasado, se tomaron en cuenta intereses políticos en lugar de escuchar la voz del pueblo que no quiere más tradiciones donde haya maltrato animal.

Adriana Vicario Chávez, integrante de la asociación Mirada Animal, consideró deplorable que Veracruz siendo un estado con una ley de avanzada, haya dado un paso atrás. "Sabemos que la política es así, es un juego de proteger intereses y como activistas y sociedad nos queda trabajar en la educación para que la gente deje de ir a estos espectáculos. La política es un juego sucio".

En su opinión de nada servirán instrumentos legales contra estas nuevas reformas, pues se ha visto que no sirven, "se aprueba una ley por una coyuntura, porque los políticos quieren quedar bien, que les aplaudan, y al poco tiempo se viene abajo porque entra otro grupo y otro partido que lo que quiere es proteger otros intereses", dice.

Espectáculos promueven violencia: activistas

Beatriz Mora de la organización Educación y Protección Animal de Teocelo (EPAT) señala que es preocupante que regresen a Veracruz este tipo de espectáculos porque no sólo promueven la violencia hacia los animales, sino a las personas también en un estado altamente violento "lo que menos necesitamos son estos espectáculos, debemos abonar a una cultura de paz".

Para ella no es sorpresiva la aprobación de la ley, pues detrás de peleas de gallos y espectáculos de toros hay fuertes intereses económicos que valen más que los argumentos y las razones.

Sobre los argumentos de los legisladores y del gremio de espectáculos quienes señalan que cientos de familias dependen de esta actividad, señaló que la obligación de los legisladores es velar por el bien común y no por los intereses de unos cuantos que son beneficiados.

Ejemplificó que a nivel federal, magistrados negaron el amparo federal que el gremio de peleas de gallos interpuso, pues se consideró que el espectáculo representaba una tortura y violencia hacia los animales y personas, pero esta decisión no fue considerada entre los legisladores.

¿Qué se reformó de la Ley?

En Veracruz la primera Ley de Protección a los Animales entró en vigor el 28 de octubre de 2010, aunque señalaba que el reglamento tendría que operar tres meses después, fue hasta agosto de 2012 cuando fue publicado en la Gaceta Oficial del Estado.

Apenas cinco días antes de dejar la legislatura, el anterior Congreso aprobó varias reformas a la Ley de Protección de Animales, las más importantes estaban contempladas en el artículo 11 donde se planteó la creación de una Fiscalía Especializada en Delitos Contra los Animales y peritos especializados en el tema.

En el artículo 28 en su inciso V consideró actos de crueldad y maltrato que deben ser sancionados conforme a lo establecido en la presente Ley: la celebración de peleas entre animales, las pamplonadas y embalses y las vaquilladas.

Pero este fue el inciso que la actual legislatura ordenó derogar de forma total. La nueva legislación también contempla que los ayuntamientos que vayan a realizar eventos relacionados con la capea de toros, novillos y vaquillas, casteo de aves de combate contarán con 90 días naturales a partir de la entrada en vigor del presente decreto para emitir un reglamento que regule dichas actividades.