Política

Alternativas para el desarrollo de Veracruz

julio 17, 2017

El concepto de Desarrollo Regional en nuestro estado

El establecimiento o definición del concepto región puede obedecer a diversos criterios, sean éstos de orden geográfico (clima, latitud, longitud, altura), biológico (unidad, diversidad, aislamiento, territorialidad), político (división político-administrativa, o el mismo concepto original de región), económico (factores continuos o discontinuos en cuanto a la variable económica que se priorice), social, cultural, o cualquier otro fenómeno donde interviene la acción humana repetitiva, es decir, que desarrolla patrones que dividen o separan espacios geográficos, territorios, entre sí. Los resultados de este ejercicio de particularización e integración suceden en cualquier país, se trata de una mezcla con contenido histórico de varios criterios o presunciones, o acuerdos, lo que conforma diversos patrones de desarrollo a lo largo del tiempo: reinos, estados, países, provincias, comunidades, etc., en otras palabras, mega, meso o micro regiones.

Muchas veces la regionalización puede ser superficial o incluso absurda, cuando no contradictoria, o bien, produce configuraciones que oponen la economía a la política, o a la cultura o a la sociedad, o a la historia. El estado de Veracruz responde a una división política de este tipo, donde la prevalencia de un posible criterio con mayor contenido lógico o práctico, se ha opuesto a la realidad política, esto es, la división municipal, lo que ha generado costos económicos, sociales y políticos, o bien, externalidades negativas.

Ante esta última situación, resulta conveniente reagrupar los diferentes municipios del Estado en regiones homogéneas de acuerdo a criterios económicos o políticos (como por ejemplo los distritos electorales o los rurales agropecuarios). A la fecha, y siguiendo un criterio en mayor medida geográfico, el estado ha sido dividido en varias regiones (que contienen a los municipios) durante cada sexenio o bienio político, y también, por ejemplo, ha sido dividido en regiones que obedecen a la ubicación de las vicerrectorías de la Universidad Veracruzana, esto por razones de tipo educativo, es decir, de acuerdo a la demanda de educación superior y su correspondiente oferta. Es interesante subrayar que la división de las administraciones gubernamentales de los dos últimos sexenios coinciden casi perfectamente con la división actual que plantea el Plan Veracruzano de Desarrollo 2016-2018.

Estas carencias de unidad temporal y de política pública, no han permitido ni planear ni inducir el desarrollo regional prácticamente en ningún espacio geográfico estatal, a pesar de que el Inegi considera que "debido a las interacciones económicas, sociales y políticas que se dan entre los municipios, el estado se divide en 10 regiones socioeconómicas: Región 1, Huasteca Alta; Región 2, Huasteca Baja; Región 3: Totonacapan; Región 4 De Nautla; Región 5, de Capital, región 6, Sotavento; Región 7, Montañas; Región 8, Papaloapan, Región 9 de los Tuxtlas y Región 10, Olmecas". Esas "interacciones" no se demuestran, sino que se muestra, por el uso de tales denominaciones, que se utilizaron una mezcla de criterios geográficos y culturales. No obstante, la información socioeconómica que se publica en Conociendo México del propio Inegi, maneja estas regiones como unidades. La geografía reconfigura el futuro.

Una forma más de agrupación regional que se ha seguido en el estado, no necesariamente de desarrollo regional, se da de acuerdo al patrón de concentración urbana, muy característico del estado de Veracruz en la conformación de ciudades medias (en el resto de la república este fenómeno se da casi exclusivamente en las ciudades capital). Las concentraciones urbanas mayores, el Conapo las define como zonas metropolitanas, esto es, "el conjunto de dos o más municipios donde se localiza una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya área urbana, funciones y actividades rebasan el límite del municipio que originalmente la contenía, […] con los que mantiene un alto grado de integración socioeconómica." No obstante, a la fecha, este criterio tampoco ha generado una política pública de desarrollo, en este caso metropolitano.

En resumen, la regionalización del estado de Veracruz ha sido múltiple, dinámica e inestable, lo que la ha especializado de manera intermitente en diversos conceptos o criterios: políticos (municipios), geográficos o climáticos, antropológicos o arqueológicos, urbanos (ciudades y zonas metropolitanas), económicos (zonas industriales, zonas rurales, ganaderas, etc.) y otras. No obstante, para efectos del Desarrollo Regional Sostenido y Sustentable, no ha existido un criterio que agrupe o aproveche el impulso "natural o histórico" de ciertas regiones, como las de los puertos (de altura y de cabotaje), la comercial (como las regiones de Xalapa, Acayucan, Córdoba), la industrial (como Orizaba. Río Blanco e Ixtaczotitlán), la ganadera (en el sur y norte del estado), la petrolera (Poza Rica, Cerro Azul, Minatitlán) o la agrícola especializada. Lo que ha sucedido es precisamente lo contrario a la agrupación; se ha dividido a estas regiones potenciales, impidiendo su consolidación en macro o meso regiones con mayores posibilidades de crecimiento conjunto, precisamente apuntalados por sus espacios de mayor desarrollo.

Esta falta de oportunidad histórica no ha permitido que la especialización económica (de ningún tipo) arraigue, y por lo tanto no ha permitido la solidificación de los beneficios de índole económica y social que traería consigo. Esta falta de persistencia es también una de las causas del subdesarrollo en que permanece el Estado, al no tener un horizonte ni espacial ni temporal colectivo y constante.