Política

Urge diputado a crear protocolo para evitar abusos de policías en desalojos o repliegues

julio 09, 2017

Al advertir que los cuerpos policíacos están siendo utilizados como un grupo represor en contra de aquellos sectores de la sociedad que se manifiestan por diversas razones, el diputado local priísta José Roberto Arenas Martínez señaló que es necesario contar con un protocolo por parte de los uniformados que no sólo sea golpear a la gente.

Indicó que a la par de los negociadores y operadores políticos del gobierno de Veracruz, que deben buscar la solución de las protestas por la vía del diálogo, también se debe contar con grupos de policías plenamente capacitados, sobre cuál debe ser su actuar ante un desalojo o repliegue de un grupo de manifestantes.

En primer lugar, resaltó que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) brinde la capacitación necesaria a los elementos de seguridad, a fin que puedan atender los acontecimientos en los que la ciudadanía se manifieste en el ejercicio de sus derechos.

El diputado subrayó que los reclamos pueden o no ser adecuados; las demandas ciudadanas pueden o no estar fundamentadas; pero lo que no puede estar permitido es el abuso en el ejercicio de la fuerza y del poder, por parte de quienes tienen como tarea principal salvaguardar y proteger a los habitantes del Estado, enfatizó.

"No se puede pasar por alto que la seguridad es uno de los pilares para el desarrollo de otras actividades, pero las medidas que se tomen en dicha materia, no deben transgredir una serie de postulados básicos, aun con la importancia asignada a la seguridad en nuestro Estado", expresó.

Arenas Martínez reprochó que tal pareciera que la política gubernamental, que se ha tomado para la resolución de los conflictos en las últimas semanas, es la de utilizar la fuerza pública para disolver las protestas ciudadanas

Dijo que los diputados del PRI han recibido diversos reclamos y demandas de sectores de la sociedad que se han manifestado y que han sido lastimados o amedrentados por los miembros de la fuerza pública.

"Estar congregados para reclamar lo que se cree justo, ha sido sinónimo de una incitación que genera violencia por parte de los elementos de seguridad pública. No debemos esperar a que más personas salgan lesionadas, o que estas situaciones adquieran un carácter más grave. Estamos a tiempo de impedir mayores desgracias, y que los elementos de los cuerpos de policía ajusten su actuar a la legalidad", añadió.