Política

Poza Rica, sobre ductos de Pemex; empresa niega planos de red a PC

junio 21, 2017

Poza Rica, Ver.- Desde su fundación, la ciudad comenzó a crecer dentro de los campos petroleros; la reducción de los espacios libres obligó a que las viviendas quedaran fincadas inclusive sobre los ductos, lo que se puede apreciar en gran parte de las colonias. Actualmente, grupos de invasores continúan apropiándose de los derechos de vía y las fugas de hidrocarburos afectan continuamente sectores habitacionales. Las autoridades municipales argumentan desconocer la ubicación de las líneas activas y en desuso, por considerarlas Pemex como de seguridad nacional; sin embargo, un acuerdo de 1999 obliga al organismo encargado de la administración de los mismos a proporcionar tal información a las autoridades.

Según el Acuerdo CA-493/99, "Lineamientos generales de Petróleos Mexicanos y organismos subsidiarios para la protección de los derechos de vía petroleros, contra ocupaciones irregulares", el cual data del año 1999, obliga a la empresa a proporcionar esta información a las autoridades federales, estatales y municipales, y no como han expresado desde la Secretaría de Protección Civil (SPC), que Pemex les niega tales documentos por tratarse de instalaciones de seguridad nacional.

De acuerdo a lo establecido en el lineamiento décimo segundo, inciso d, "el organismo responsable de la administración del derecho de vía petrolero, tiene el deber de informar a las autoridades federales, estatales y municipales, la existencia de ductos ubicados en espacios, superficies o terrenos dentro de su jurisdicción, precisando la ubicación, trazo, ancho de los derechos de vía petroleros y, en su caso, el censo actualizado de ocupaciones irregulares".

En diciembre de 1932, la compañía petrolera "El Águila" trasladó sus instalaciones desde el campo Palma Sola hasta el kilómetro 56 de la vía angosta del ferrocarril Cobos-Furbero. Para 1951, el campamento había crecido de tal manera, que luego de ser nombrado ranchería, fue elevado a la categoría de municipio libre.

La mayoría de las colonias de Poza Rica crecieron en las inmediaciones de los pozos y demás instalaciones petroleras. Fuentes al interior de Pemex advierten que la ciudad violó todo estándar internacional de seguridad, lo que en la actualidad genera problemas a los sectores habitacionales, donde se llegan a presentar fugas de aceite o gas.

A pesar del riesgo por la presencia de líneas activas y en desuso por toda la ciudad, dependencias oficiales como la Dirección Municipal de Protección Civil carecen de un atlas en el que se identifiquen los trazos de la red ductos.

En abril de este año, mientras obreros trabajaban en la excavación de los cimientos para la construcción de una techumbre en la escuela primaria "Josefina Hurtado Montes de Oca", ubicada en la colonia 27 de Septiembre", golpearon por accidente un ducto en desuso, lo que generó una fuga de aceite y fuertes olores a hidrocarburo, lo que provocó la suspensión de clases.

Durante cada temporada de lluvias, en la colonia Francisco I. Madero se registran continuos escurrimientos de aceite provenientes de un cárcamo de Pemex, afectando un extenso sector de la colonia Chapultepec.

Sectores como Villa Hermosa, Morelos, 5 de Mayo y División de Oriente, fueron habitados a escasos metros de instalaciones petroleras. Actualmente se registran dos invasiones con elevado riesgo por la presencia de líneas activas, uno en el Interior del Campo Pemex y otro en La Barita. A través de este último pasa un poliducto que llega hasta la Central del Almacenamiento y Bombeo Poza Rica, proveniente del campo San Andrés.

Al respecto, Protección Civil se encuentra limitado a actuar, toda vez que se trata de instalaciones federales. Según el Acuerdo CA-493/99, Pemex está obligado a identificar y delimitar el área invadida, presentar la denuncia ante las autoridades y proporcionarles la información necesaria respecto a la propiedad del terreno, así como establecer con los gobiernos federal, estatales y municipales, estrategias para mantener libres de ocupaciones irregulares los derechos de vía petroleros.

En el caso de La Barita, fuentes fidedignas corroboraron que existe una denuncia para reclamar la propiedad del predio y proceder al desalojo, por lo que las familias que han pagado por un espacio resultarán afectadas.