Política

Impacto a sistemas arrecifales y de lagunas por Gasoducto Texas-Tuxpan es inminente

junio 16, 2017

Tuxpan, Ver.- El impacto ambiental que podría ocasionar la construcción del Gasoducto Texas-Tuxpan por vía marítima y tierra, sin duda es inminente, ya que éste pasará por importantes sistemas arrecifales como es Lobos-Tuxpan así como el sistema palustre de Tamiahua, lo cual mantiene inquieto al sector pesquero de toda la región, desde pescadores libres hasta regularizados, sobre todo porque, hasta el momento, ninguna autoridad les ha dado una explicación completa sobre este proyecto.

Y es que aun cuando la obra de la construcción del gasoducto Tuxpan-Texas ya inició en Altamira, Tamaulipas, en Veracruz sólo se están realizando trabajos de exploración, pero se espera que próximamente comiencen de igual manera los trabajos de introducción de ductos, a lo que se opone tanto la población de Tamiahua y la región así como ciertos sectores.

Ante ello, este jueves los representantes de la empresa TransCanada que está encargada de la construcción presentaron formalmente el proyecto de esta obra a los pescadores tanto libres como organizados de Tuxpan, Tamiahua y la región, con la finalidad de poder entablar una serie de negociaciones ante las inconformidades que se han presentado en torno a esta obra.

En ella, las autoridades estatales reconocieron que los permisos fueron dados a nivel federal, por lo que ni la Semarnat ni Profepa saben nada del tema.

De acuerdo a lo señalado por el diputado local y también presidente de la Comisión de Pesca y Acuacultura en el Congreso del Estado, Arturo Esquitin Ortiz, éste se ha vuelto un aspecto importante y preocupante para la autoridad estatal, quien si bien no tiene conocimiento total de esta obra, sobre permisos y demás, ha comenzado a intervenir varias áreas.

Por su parte, el consultor de impacto ambiental de gobierno del estado, quien acudió en representación de la Secretaría del Medio Ambiente Sedema, Semarnat y Profepa, Graciano Illescas Téllez, aceptó que no estaban enterados, ya que al ser el sector de hidrocarburos un tema problemático, los estudios de impacto ambiental estuvieron en manos de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), por lo que ninguna institución del estado tuvo inferencia en ello.

No obstante, puntualizó que, como gobierno, están preocupados por los impactos ambientales adversos que esta obra va a provocar en un futuro, durante su construcción así como su operación.

Por todo ello, aseguró que no estarán permitiendo que se dañen las áreas naturales protegidas ni los sitios considerados como Ramsar, por lo que están pidiendo una lista de las especies marinas que se van a ver afectadas, para determinar cómo se va a apoyar al sector pesquero.

Esto servirá, recalcó, para apoyar al sector, ya que la empresa tiene un tabulador para apoyar a las personas de las comunidades en tierra, pero para agua no cuentan, por ello están solicitando esta información, ya que es donde más se tendrá impacto.

Cabe señalar que el gasoducto permitirá cambiar plantas de ciclo combinado que actualmente usan combustóleo por procesos más amigables con el ambiente, en la zona de Tuxpan.

La obra conectará por una ruta submarina que contará con todas las medidas ecológicas y de seguridad al sur de Estados Unidos con Tuxpan; tendrá una longitud de 800 kilómetros, una capacidad de 2 mil 600 millones de pies cúbicos diarios y quedará concluida en 2018.