Política

Pide familia de Irma Hernández agilizar la búsqueda de presunto tratante de personas

junio 16, 2017

El caso de Irma, como el de muchas mujeres más, sigue la misma ruta trazada por los tratantes: primero ganarse la confianza de las chicas, enamorarlas y pedirles hacer algún viaje lejos de su familia.

Irma Hernández Reséndiz va a cumplir 20 años el 25 de julio, será el primer cumpleaños que no pase con su familia en Álamo –al norte del estado de Veracruz- pues desapareció el viernes 9 de junio.

Su hermano, Noé Hernández Reséndiz, está muy preocupado, Freddy, el novio extranjero de la chica, nunca le dio –ni al él ni al resto de la familia- muy buena espina, sin embargo, luego de la desaparición de su hermana y lo que averiguaron con la policía, sus peores temores y sospechas parecen confirmarse.

"Ella salió, iban a arreglar papeles a Poza Rica y de ahí a Matamoros, en la casa no la estaban dejando ir porque no confiaban en el muchacho, pero ella se amachinó en irse y le dieron la libertad, cuando pasaron seis días y ella no reportó nada", explicó.

El día que se fueron, las redes sociales de Irma fueron dadas de baja, no respondía tampoco en su celular, por lo que comenzaron a ver las opciones para proceder legalmente.

Irma conoció a Freddy en el trabajo, ella había entrado a laborar en una zapatería en Álamo, frente había un tianguis donde trabajaba el "extranjero".

Cuando la relación fue avanzando, a pesar de las protestas de su familia, Irma lo llevaba ocasionalmente a su casa.

"Él se ponía nervioso con nuestras preguntas, no nos decía de qué ciudad era, o por qué estaba aquí, pero como ella estaba entusiasmada y parecía feliz, lo dejamos, pero él nunca nos dio datos y ella tampoco los sabía", explicó Noé.

La idea del viaje surgió de Freddy, quien le pidió a Irma lo acompañase a Matamoros. Él le dijo que debía arreglar sus papeles migratorios.

A pesar de las recomendaciones de su familia, la joven decidió irse con él. A partir de ese día no han podido comunicarse con ella.

La familia acudió a la agencia más cercana en Tuxpan para presentar una denuncia, ahí les dijeron que no se podía levantar ninguna demanda porque no había ninguna prueba.

En la desesperación, el miércoles 14, comenzaron a investigar sobre el novio de la chica.

En la única fotografía que tienen de Freddy, aparece sentado junto a Irma en una banca de madera, su mano rodea prácticamente la cintura de la chica, a quien acercó a él.

Freddy no luce mayor de 30 años, es un joven de piel muy blanca, ojos azules, cabello corto y barba cerrada pero corta.

Ante la sorpresa de la familia, es el mismo que aparece en las fotografías que les fueron mostradas por la Policía, sólo que ahí, no se llama Freddy.

El rostro familiar para los Reséndiz, está buscado por el delito de trata de personas.

"Al mostrar la foto, también apareció que él tenía búsqueda (...) en Poza Rica lo estaban buscando con otros nombres que nosotros no conocíamos, sólo lo conocíamos como Freddy pero allá estaba como Davis o Harris (...) pues ahora nos preocupa encontrarla a ella, porque ya han pasado siete días que se fueron", dijo.

La familia hace un llamado a las autoridades para agilizar la búsqueda. Ha quedado en evidencia el grave riesgo que corre Irma, quien se encuentra con un presunto tratante desde hace más de una semana.

La zona norte del país, sobre todo Matamoros, es una de las ciudades donde los tratantes encuentran refugio. Es una ciudad de paso, de tránsito y también de destino, por lo que ahí su actividad ilícita resulta exitosa.

El diagnóstico de las Condiciones de Vulnerabilidad que Propician la Trata en México, del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social, A. C. (Ceidas) detectó 12 ciudades en las que existe mayor incidencia de trata de personas; entre ellas Matamoros junto con Tijuana, Mexicali, Nogales, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo; Puerto Vallarta, Acapulco y Tapachula; Cancún; Tlaxcala y Distrito Federal.