Política

Aunque se acentuó violencia electoral en zona centro, no elevan la vigilancia

junio 04, 2017

Orizaba, Ver.- En medio de una serie de señalamientos de compra de votos, así como del recrudecimiento de ataques en las redes sociales, además de presuntos hechos de violencia en diversos municipios de la zona, este domingo se desarrollarán las elecciones locales en una jornada que previamente se violentó con el asesinato a balazos de un militante de Morena, ocurrido en Mixtla de Altamirano en la sierra de Zongolica; pese a los hechos, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) no reforzó las medidas de seguridad.

Las diferencias políticas que hay entre los candidatos de los diversos partidos, desde el cierre de campaña el miércoles por la noche, se trasladó de los escenarios reales a los virtuales. Los ataques en las redes sociales, en especial Facebook y Whatsapp, se incrementaron. Una serie de videos, audios, fotografías y textos evidenciaron presuntos hechos irregulares que candidatos de todos los partidos políticos habrían cometido tanto en la época de campaña como anteriormente.

En el caso de Orizaba los ataques fueron principalmente entre los dos candidatos punteros. Por un lado, la coalición PAN-PRD fue señalada de ser financiada e impulsada por actores políticos del PRI, quienes en rebeldía por la candidatura de Igor Rojí, decidieron respaldar en la clandestinidad a Daniel Zairick, quien hace dos años perdiera la elección a la diputación federal.

En tanto, en el PRI- PVEM su candidato fue señalado de ser controlado por el actual alcalde Juan Manuel Diez Francos. En la refriega, el gobierno del estado igual metió las manos debido a que el pasado miércoles, el gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, autorizó cambios en la Delegación de Tránsito, así como en la de Transporte Público.

En el caso de Tránsito del Estado, el anterior delegado Carlos Rivelino fue relevado por Martín Badillo, a quien se identifica como "panista de la vieja guardia". En este caso el alcalde Juan Manuel Diez señaló que el gobernador Yunes violó un acuerdo avalado por el Congreso local, con el cual se le otorga el control de la Delegación de Tránsito del estado al ayuntamiento. En respuesta el edil ordenó prácticamente el desmantelamiento de la Delegación pues retiró las patrullas, elementos viales y administrativos, además de los apoyos financieros.

En tanto en Ciudad Mendoza, igual los dos candidatos punteros, Enrique Romero Aquino independiente y Luis Arturo Santiago de Morena fueron objeto de una serie de señalamientos, vía redes sociales, en donde se les acusa de presuntos delitos electorales, sin embargo, las denuncias no se hicieron públicas en los órganos de control.

En Río Blanco, Nogales e Ixtaczoquitlán se vive el mismo escenario. Hay una serie de señalamientos especialmente en contra de los candidatos punteros, pero tampoco hay acusaciones formales ante la Fepade o bien ante los consejos municipales del OPLE.

El caso más grave que se tiene es en el municipio de Mixtla de Altamirano. Ahí una persona murió de un balazo en la cabeza cuando participaba en el cierre de campaña del candidato de Morena. Las indagatorias indican que los responsables son militantes del PRI, que ya fueron identificados aunque hasta el momento no han sido localizados y mucho menos detenidos.

Aun con los hechos anteriores, ni la Fuerza Civil ni la Policía Estatal han reforzado sus acciones de vigilancia en los municipios de la zona. De hecho no hay presencia de policías estatales y toda la responsabilidad recae en los organismos municipales.