Política

Relación costo-beneficio para el ciudadano en las votaciones

junio 03, 2017

Muchas personas en México y particularmente en Veracruz somos poco conscientes de las implicaciones y trascendencia que una elección tiene en nuestras vidas, hasta que disfrutamos las oportunidades o padecemos los estropicios que implican los vicios o virtudes de la clase gobernante. Posiblemente pensemos que todos son iguales y más valdrá no votar por nadie o anular la boleta y de hecho, en el primer caso, estamos evidenciando la indiferencia y eso ya le dice a la clase gobernante que algo estamos avalando, al no participar, su actuación. Finalmente el que calla otorga. En el segundo caso, la boleta en blanco, indica desde nuestra perspectiva ser neutral, no favorecer a nadie, que nadie nos convence, pero también estar de acuerdo con todos. Cuando uno se abstiene a elegir de hecho está votando por la hegemonía, por quien detenta actualmente el poder, porque estamos diciendo que las cosas sigan tal como están. Anular la boleta es votar por la clase gobernante tradicional del partido que sea. En conclusión, al no votar o no favorecer a nadie en el voto, se está favoreciendo a que el estado de cosas se mantenga tal como está hoy en día. Por el contrario elegir a alguien persona o partido es una aval para que dicha entidad se comprometa con el que sufraga, con los electores.

Veracruz tiene un aproximado de 6 millones de electores y maneja un presupuesto anual, apenas en su gobierno del estado por casi 100 mil millones de pesos, lo que implica una relación de 16,666 pesos por elector, ésa es la cantidad que representa en servicios y beneficios a cada ciudadano o de ese tamaño es el desfalco, robo que podemos padecer de equivocarnos al sufragar. ¿Cuánto tiempo ocuparíamos si alguien nos otorgara esa cantidad de dinero o cuanto usaríamos para recuperar un robo de tal magnitud?, ¿Cuánto tiempo invertimos en votar?, ¿Cuánto en analizar la mejor opción? Cuánto deberíamos gastar en tiempo para recibir más de 16 mil pesos, por mi parte, por lo menos invertiría 160 horas y en realidad invierto la décima parte, pero creo que la mayoría de las personas invierten mucho, pero mucho menos que eso. La política y la democracia pueden parecernos sucias o fraudulentas; Aristóteles la definía como el mayor bien para la mayoría de la gente. Pero su ausencia, es decir la sociedad totalitaria o la tiranía son cosas que desde luego nadie de los que somos pueblo deseamos. Así que pese a la flojera, indiferencia o fatalismo seamos congruentes y hagamos caso a las instituciones electorales, por el bien de los nuestros y de nosotros mismos vayamos a votar el domingo 4 de junio.