Política

La faena

junio 03, 2017

Si el 2018 comienza el lunes lo estaría haciendo bajo condiciones de inesperada dificultad para el gobierno de la alternancia panista-perredista, luego del agotamiento precipitado del bono democrático que Miguel Ángel Yunes Linares recibió el año pasado. Si bien el nativo de Soledad de Doblado logró un triunfo con el tercio de la votación, en mucho lo ayudó el empecinamiento inexplicable de Enrique Peña Nieto de sostener al hoy recluso en Guatemala en sentido contrario a, cuando menos 10 recomendaciones de secretarios y líderes priístas de su gabinete que le aconsejaron la conveniencia de que Javier Duarte dejara el gobierno dos años antes de su conclusión, ante las abrumadoras evidencias del saqueo y la impunidad que él y su camarilla hacían en el estado… Pero las condiciones adversas de la anemia financiera, la ola creciente de inseguridad, la nula obra pública, las contradicciones y desatinos del aparato gubernamental al incumplir promesas mínimas de campaña y la aparente continuación del mismo esquema de control financiero del estado para fines políticos –que todo ello en conjunto es el escenario ideal para que el elector le facture a la coalición gobernante PAN-PRD un voto antigobierno– favorecen un escenario poco afortunado para el gobernador Yunes… En ese nuevo panorama que se establecerá pasadas las elecciones municipales de mañana, la derrota o el triunfo en el puerto de Veracruz del vástago menor de la dinastía Yunes del estero de Boca del Río, el senador con licencia, Fernando, tendría un efecto simbólico para el proyecto electoral del mandatario que incluso ya considera la Presidencia de la República como una opción laboral una vez que concluya su minigubernatura… Si a la alianza PAN-PRD no le alcanzan los votos para cerrar la pinza en la conurbación Veracruz-Boca del Río –donde dicho sea de paso hay cerca de un potencial aproximado al millón de votos– a Miguel Ángel las cosas se le complicarían de manera contundente, sobre todo si se atienden recientes encuestas tanto federales como las realizadas por el propio PAN, en que Fernando estaría abajo al menos dos puntos del aspirante de Morena, Ricardo Exsome… Conociendo a Yunes Linares, un experto en cuestiones electorales, debe ya tener contemplado dichos resultados y sobre todo el qué hacer en el que deberá verse un golpe de timón a una gestión que comienza a hacer agua… Otro Yunes. El senador priísta Héctor, está decidido a ir por la segunda oportunidad bajo, dice, en reunión con un grupo de periodistas, condiciones totalmente distintas, con un ánimo positivo, sin el peso del duartismo en sus hombros, que, además, cuenta no sólo con el evidente respaldo de su partido sino con un factor, que en tiempos de escasez económica y ausencia de inversión pública, asegura ayudaría sustantivamente al estado… Se trataría, sostiene, del respaldo "apalabrado" del megaempresario Carlos Slim, quien incluso lo identifica como "mi candidato" y le autorizó a decir públicamente que, en caso de que el PRI llegara nuevamente a la gubernatura con Yunes Landa, el tercer hombre más rico del mundo dejaría de invertir en otros estados de la república para hacerlo en Veracruz… Está confiado en obtener nuevamente la postulación y asegura contaría con el respaldo del PVEM y otros organismos políticos que, afirma, formarían una alianza con amplias posibilidades de ganar los comicios… El secuestro del cuñado de la candidata independiente a la alcaldía de Perote, los hechos de violencia en algunas regiones del estado y la operación de policías municipales y estatales como custodios de los aspirantes del PAN-PRD o instrumentos de intimidación de los adversarios dejan ver un modus operandi que se suponía era propiedad de la vieja escuela priísta.