Política

Las agresiones al Peje arrecian día a día

mayo 28, 2017

Lo que está en juego es el futuro y el bienestar del país, y lograrlo cuesta, y cuesta mucho, porque la minoría privilegiada, vaya, la familia empoderada como lo está en todo, o casi todo, será difícil, –no imposible– que se imponga un cambio por la vía pacífica, pues a los privilegios, no fácilmente se renuncia y menos en una sociedad que durante tantos años ha sido "maliciada" con dádivas y miseria.

Por principio, los medios de comunicación –electrónicos y escritos– no pueden estar a otro servicio que no sea a quienes tienen el poder económico o los medios para darles privilegios o canonjías, ahí los casos emblemáticos de Joaquín López Dóriga, Ricardo Alemán, etcétera, que de la nada son millonarios pero que el costo ha sido el estar al servicio de la oligarquía, con quienes se condenan todos los días y se encargan de denostar a quienes postulan un cambio.

Brasil, Argentina, Venezuela –por mencionar algunos países– han sido víctimas de lo mismo, sin embargo, allá se ha demostrado mayor conciencia política y responsabilidad, pues pese a las presiones de la oligarquía criolla y externa, mantienen su lucha, y si persisten o perseveran alcanzan su objetivo, como el caso de Temer y los integrantes de su congreso que muchos –creo que la mayoría– se ha probado que son corruptos y están en cárcel; otros están en vía, o bien, en Venezuela, que un congreso que está en desacato contra la Suprema Corte de Justicia ha logrado aliarse con los enemigos internos del gobierno para mantener el caos y que el país se incendie desdeñándose el fondo que es la inobservancia a una sentencia, pero de ello nada se dice, y sólo se magnifica lo que conviene a los intereses de los grupos económicos que quieren tronar el estado de Bolívar.

En el caso de Andrés Manuel López Obrador, la situación no es distinta en cuanto a las agresiones, pues comenzó con uno de los padres de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, a quien enviaron a provocarlo a Estados Unidos, o bien con los recientes videos donde aparece una militante externa de Morena recibiendo dinero y se magnifica, de tal manera, que la fiscalía electoral le hace al cuento para no actuar con rapidez, pues tan sencillo que es exhibir el video completo para ver quién entrega el dinero y en la investigación se sabrá toda la verdad, sin embargo, se mantiene en la prensa la misma agresión contra el "peje" para exhibirlo y restarle votos en la elección que está próxima, y el gobierno acentúa apoyos para su candidato en el Estado de México, esto es un plan con una maña que no tiene nombre y que el único calificativo que se le puede dar es que cada vez somos más cínicos, pero nada nos avergüenza.

Lo más lamentable es que se involucre al ejército en cuestiones políticas, porque ello puede llevar a una hecatombe, pues el hecho de impedir que un medio de comunicación –La Jornada unam– dé a conocer las actividades que realiza esa institución, revela el enojo por los cuestionamientos que se han hecho no por culpa de la prensa, sino por organismos internacionales, que, como ya se ha dicho, el ejército debe regresar a sus cuarteles, de lo contrario, si aún sin protesta social hay muchos muertos y desaparecidos, llegarán muchos, pero muchos más allá de lo que vemos en Venezuela, que no espantan 50 asesinados cuando aquí son miles y el país es un cementerio.

Si no se hace nada y como se ve no se hará –el gobierno es el obligado a parar las agresiones contra quienes postulan un cambio social pacífico como es el caso de López obrador–, la crisis se hondará y a nadie se le arriendan las ganancias, pues el clamor y el malestar es generalizado.

limacobos@hotmail.com / Twitter: @limacobos1