Política

Impresiones de una Cámara

mayo 22, 2017

El cambio sigue haciendo lo mismo

El gobierno del "cambio sigue" ha pasado a ser el mismo que encabezaron Fidel Herrera y Javier Duarte en todas sus acciones. Los cambios de gobierno encabezados por partidos supuestamente distintos se supone que permitían especular sobre las políticas nuevas para disminuir la pobreza, detener la vorágine de inseguridad, incrementar el bienestar social y fortalecer una transición democrática. Sobre todo al menos este último aspecto se consideraría obvio.

Hace dos décadas se alentaba a votar por partidos opositores porque se suponía que a través de una supuesta transición se diera también un fortalecimiento democrático y se recuperaran los signos vitales de una sociedad abatida económicamente.

Fue entonces que el PAN fue impulsado (la televisión y la radio los trataba bien, los cubría, no había ataques hacia su candidato y en cambio al de la coalición de izquierda lo atacaban un día sí y el otro también); y de esta manera "se guió" a la opinión del venerable público para que el cansancio y la desesperación se concentraran en contra del PRI, y para que el gran beneficiario, mal o bien, sea el PAN. Así, dicho partido llegó al gobierno federal y se mantuvo ahí por 12 años, al cabo de los cuales nada pueden alegar en su favor. Sus estadísticas son tan malas como las de los 18 años de un priísmo neoliberal.

Veracruz vive un experimento similar al del 2000. El casi odio hacia el PRI y su exgobernador corrupto Duarte fue usado para imponer a Yunes Linares encabezando un gobierno del PAN. Sin embargo, no hubo cambios en las políticas económicas ni democráticas. Y al igual que con Fox y Calderón, Miguel Yunes sigue las mismas políticas neoliberales y antidemocráticas de sus antecesores.

Es por eso que sus estadísticas en pobreza, inseguridad, crecimiento económico, fortalecimiento democrático son iguales de desastrosas. No hay justicia, sino venganza, no hay transición, sino repetición, no hay seguridad sino violencia, no hay democracia sino compra del voto y los vicios de siempre, no permiten la libertad de prensa pero fomentan la claudicación chayotera.

Ante la elección de ediles dentro de un par de semanas, Yunes utilizará lo mismo que tanto se le criticó a Fidel Herrera, el soborno y compra de lealtades; el ataque perverso al opositor y el uso del recurso del erario para detener a sus contrincantes. Y para que esto lo pueda realizar, también utilizará dinero de los préstamos que van a seguir endeudando a todos los veracruzanos, tal como lo hizo Javier Duarte.

Algo se les sale de sus perversos planes: Morena y López Obrador. El creciente ánimo por Morena logrará triunfos importantes en ciudades grandes de nuestro estado. Y eso traerá una modificación de la correlación de fuerzas para el 2018.