Municipios

Entidad, sin acción tras alerta que emitió Cofepris debido a pruebas médicas falsas

mayo 19, 2017

Hasta el momento en Veracruz no se ven acciones contundentes respecto de las medidas que deberán aplicarse en torno a la alerta sanitaria que se decretó por la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) como consecuencia del desconocimiento del destino de esas 23 mil pruebas, así como tampoco por las denuncias presentadas en los casos de violencia obstétrica a pacientes con VIH.

La instrucción que se dio desde la Cofepris en enero fue la de iniciar una búsqueda intensiva e intencionada de las personas a quienes se pudiera haber aplicado alguna de las pruebas defectuosas, que fueron compradas en 2011 sin registro sanitario y que al probarlas daban resultados falsos, sin embargo hasta mayo no se tienen noticias de esta búsqueda.

Incluso para este mes de no existen campañas de medios en donde se llame de manera formal a la población que se hubiera practicado este tipo de pruebas para que acudan a realizarse una nueva y determinar si tienen o no un diagnóstico equivocado y si necesitan tratamiento.

En cuanto al caso denunciado en el Hospital Regional de Poza Rica, en donde hubo violencia obstétrica y discriminación contra una paciente con VIH, cuya bebé perdió la vida una semana después de nacer por la omisión y desatención del personal médico, hasta el momento no se han dado a conocer avances en cuanto a las quejas y la denuncia presentada por las víctimas.

En el caso del médico del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz, quien constantemente ha sido acusado de incurrir en violencia obstétrica y discriminación contra mujeres con VIH que acuden a atender su salud sexual y reproductiva o incluso sus embarazos, la respuesta sigue siendo la misma, sólo se le retira por un tiempo de las rondas de cirugía a estas pacientes, pero al cabo de algunas semanas vuelve al servicio regular, sin que en algún momento se apliquen sanciones a su comportamiento.

Incluso continúa siendo acreditado como académico de la Universidad Veracruzana (UV), para atender la enseñanza en el nosocomio.

Al respecto de estos casos, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), a cargo de Namiko Matzumoto Benítez, dio a conocer que se ha iniciado recientemente una investigación de oficio respecto de las pruebas defectuosas de VIH y su paradero, la cual podría tardar seis meses (que se vencen en agosto) en dar resultados y de considerarse así podría incluso emitirse una recomendación, sin embargo la propia ombusperson se muestra laxa al dar información.

En una entrevista que se le realizó a partir de la situación detectada por la Cofepris, la titular de la Comisión Estatal dijo que se inició con esta investigación de oficio y que se estaba evaluando la información, sin embargo no hay avances ni se tiene conocimiento de que en la Secretaría de Salud haya acudido a dar información sobre este tema.

Por otra parte es necesario decir que Veracruz es la cuarta entidad con más quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por mal trato, desabasto, discriminación y violación a derechos de pacientes con VIH del país, esto lo reconoció Ricardo Hernández Forcada, director del programa de VIH de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El responsable de atender estas quejas en la CNDH poco habló sobre la situación de las pruebas falsas o el maltrato a mujeres con VIH en los hospitales y centros de salud, pues únicamente reconoció que sólo tiene abiertos dos expedientes, los cuales no detalló.

Apenas a finales de marzo, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, dio una declaración vaga, sobre los citatorios que emitió la Fiscalía General del Estado (FGE) en torno a las denuncias por la compra y distribución de las pruebas rápidas. No dijo nada respecto al número de carpeta o a quienes se había citado, ni cuándo se hizo, por lo que quedó en el aire conocer a fondo el tema, pues tampoco de parte de la Fiscalía General del Estado se ha emitido información al respecto.

Esto muestra que a pesar de la alerta sanitaria dictada para Veracruz por las 23 mil pruebas defectuosas, las quejas de grupos como el Multisectorial VIH respecto del maltrato y la violencia obstétrica hacia las mujeres con VIH y el elevado número de nacimientos de niños y niñas con VIH, ni la Comisión Estatal, ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos están viendo la gravedad de la situación.