Política

La faena

abril 06, 2017

No sólo debido a la inaceptable cantidad de asesinatos cometidos a diario en el suelo veracruzano –por las razones que sean y bajo las circunstancias que se antojen imaginables y que sirven de excusa oficial para explicar el fenómeno, incluyendo como motivo sustantivo el activismo de la delincuencia organizada en sus ajustes de cuentas entre grupos distintos– es que se configura en la entidad un grave estado en materia de derechos humanos... Es cierto también que se trata de una cuestión estructural que se vino acumulando en los dos últimos sexenios, y que en este momento le toca al actual gobierno confrontarlo desde una situación de franca debilidad, no sólo política por su origen sino por el incumplimiento a la exigencia ciudadana para que el cambio prometido como oferta de campaña se traduzca en una mayor seguridad y certidumbre individual y social... Los múltiples homicidios clandestinos hechos públicos en el uso de cuerpos torturados o cercenados como mensajes macabros entre adversarios delincuenciales, buscan también crear un efecto de zozobra en la población y provocar un ambiente de temor e inquietud que se convierte en parálisis y propicia un estado de catatonia social, paralizando a la sociedad y generando un ambiente de inmovilidad conveniente para desmotivar la participación ciudadana en la toma de decisiones colectivas, en este caso, en las próximas elecciones municipales... Las agresiones a periodistas no paran, y al homicidio de Ricardo Monlui en Córdoba y el atentado a Armando Arrieta en Poza Rica (por cierto, ambos cometidos en dos regiones de la entidad consideradas como calientes en el argot policiaco, dado el altísimo índice de comisión de delitos de toda clase) se le añade el atentado en Orizaba al domicilio de la periodista y conductora de un noticiario local, Guadalupe Fuentes Barco, quien ahora compite por la alcaldía de esa ciudad bajo las siglas de Morena... Aunque en este caso en particular habría que revisar como otra línea de investigación el origen histórico de una serie de movimientos sociales y políticos que se dieron en la región en durante el gobierno de Patricio Chirinos, y en los que la reportera le diera amplia cobertura en el contexto del origen del EZLN... En este sentido se dio la visita al estado, ayer, del alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas en México, Jan Jarab, quien en reunión con diputados locales destacó un ambiente de descomposición con francas asimetrías en lo que hace a la impartición de justicia, la discriminación, la impunidad, los cementerios clandestinos y las alarmantes desapariciones de personas como un asunto de relevancia internacional... Como respuesta a las evidencias de lo que sucede en la entidad, los legisladores locales acudieron al fácil argumento de que ahora sí se reconocen los problemas y se acepta la existencia de un frágil estado de derecho, vulnerado aún más por el activismo sin freno de un importante segmento del clero político estatal, muy identificado con expresiones de ultraderecha y molesto en días recientes por la decisión, en litigio aún, de la alianza gobernante PAN-PRD, al haber bajado de la candidatura por la capital a David Velasco Chedraui, el exalcalde ex priísta e integrante de la cúpula empresarial y eclesial por conocidos lazos familiares. La insospechada decisión del PRD de eliminar la postulación de Velasco Chedraui y proponer en su lugar a Miriam Ferráez, una precandidata mucho menos conocida que el también ex diputado local durante el fidelato, tomó por sorpresa a sus socios panistas, que ni siquiera sospechan que la determinación no se dio en las opacas y frías oficinas perredistas del fraccionamiento Pomona, sino que se dictaminaron en la capital del país y por la pesada mano de uno de los principales y cada vez más escasos activos del sol azteca... Como sea, de ahí es explicable parte de ese evidente distanciamiento entre la conservadora clase dirigente de la cúpula católica capitalina y el gobierno de Yunes... Sólo sucede en el Veracruz sin aparente estado de derecho que un guarura de la diputada integrante de la Comisión Legislativa para la atención a periodistas arremeta contra un reportero cuando éste pilló a la legisladora Marijose Gamboa repartiendo despensas en un acto claramente electorero en el puerto jarocho.